apatia

¿QUÉ EFECTOS TIENE LA MEDITACIÓN EN EL CEREBRO?

 

Richard Davison, pionero en esto de lo que hoy llaman “neurociencia contemplativa”, con sus investigaciones de los últimos 15 años ha ido desvelando el poder de la meditación sobre el cerebro y cómo su práctica puede realmente cambiar su estructura y su funcionalidad.

El descubrimiento de los beneficios de la meditación está ligado a los hallazgos en neurociencias que demuestran que el cerebro adulto todavía puede transformarse a través de la experiencia (plasticidad cerebral) y a los avances en las técnicas de neuroimagen.

La meditación constituye una actividad antigua que, de alguna manera, forma parte de casi todas las religiones del mundo. Su práctica, derivada de varias ramas del budismo, se ha abierto camino en el mundo no religioso durante los últimos años como un modo de promover la calma y el bienestar general.

La comparación de las imágenes cerebrales de meditadores expertos con las de novatos y no meditadores ha permitido empezar a conocer porqué este conjunto de técnicas de entrenamiento mental puede proporcionar beneficios cognitivos y emocionales. Según indican cada vez más datos, la meditación puede ser un tratamiento eficaz para la depresión, la ansiedad, el dolor crónico y las alteraciones de sueño, además, ayuda a cultivar una sensación de bienestar general. También estamos empezando a ver sus beneficios en personas que han sufrido un daño cerebral, mejorando la atención y concentración y la aceptación de las secuelas.

Los tres tipos de meditación más comúnmente utilizados son:

  • La atención focalizada que pretende controlar y centrar la mente en el momento presente, a la vez que desarrolla la capacidad de mantenerse alerta a las distracciones.

  • La atención plena (o mindfullness) intenta cultivar un estado mental que responda de manera menos visceral a las emociones, pensamiento y sensaciones que tienen lugar en el momento presente para evitar que caigan en una espiral sin control y creen angustia.

  • El cultivo de la compasión y la benevolencia que promueve una perspectiva altruista hacia los demás.

Los estudios han demostrado que durante la práctica de la primera de ellas se activan zonas del cerebro relacionadas con la atención (como el giro cingulado anterior y la ínsula anterior) que son responsable de darnos cuenta de que nos hemos distraído

Durante la práctica de la atención plena, los meditadores expertos exhiben una menor actividad en las áreas cerebrales relacionadas con la ansiedad, como la corteza insular y la amígdala.

Las regiones del cerebro que se activan cuando nos ponemos en el lugar del otro (como lo es la intersección temporoparietal) muestran una mayor actividad durante la práctica del tercer tipo de meditación explicado.

Os propongo hacer un pequeño experimento y notar en vuestras propias carnes, los efectos beneficiosos de todo esto: coge el primer objeto que tengas delante (un bolígrafo, una taza,…) y dedica un minuto (pon el cronómetro del móvil para olvidarte del tiempo) a observar el objeto con todos tus sentidos. Sólo obsérvalo. Notarás cómo la mente se libera de pensamientos y se centra en el momento presente. Es algo sutil pero poderoso.

Fuente: “En el cerebro del meditador”. Investigación y ciencia. Nº 460. Enero, 2015.

 

 

Hands_by_mikemad

¿ QUÉ ES EL REAPRENDIZAJE MOTOR ORIENTADO A LAS ACTIVIDADES?

Esta técnica que mostramos a continuación se centra en las características del paciente con daño cerebral adquirido, el entorno y las actuales teorías sobre el control y aprendizaje motor, para utilizar las actividades como uso terapéutico de las alteraciones sensoriommotrices.

Según J.Carr y R.Shepherd (1984), el objetivo del tratamiento debe ser un reaprendizaje orientado a tareas específicas, es decir, enseñar al paciente estrategias eficaces para conseguir realizar un movimiento útil funcionalmente. El principio es simple e intuitivo: “uno aprende lo que práctica”. Consideran al paciente un participante activo en su recuperación.

Hay evidencias de que, tras el daño cerebral, el entrenamiento específico en tareas tras la reeducación del control motor de la extremidad superior produce no solo mejoras funcionales, sino también mejoras en la activación de los patrones cerebrales.

Este concepto incluye aquellos tratamientos que implican la puesta en práctica mediante actividades o componentes de las actividades de la vida diaria, de los elementos que deben rehabilitar que son necesarios para su aprendizaje y que se llevan a cabo mediante la práctica repetitiva hasta ser dominados y posteriormente incluidos en la actividad cotidiana.

Los principios de esta técnica son los siguientes:

  • Recomiendan forzar la utilización del lado parético evitando el desarrollo de estrategias compensadoras inadecuadas.
  • El terapeuta ha de tener en cuenta la biomecánica del movimiento, las características de los músculos implicados en la acción, el contexto ambiental en el que se desarrolla y la naturaleza de los déficit asociados.
  • La intervención del paciente es fundamental, utilización de actividades significativas para éste.
  • La evaluación y el tratamiento tienen como principal característica la ocupación (actividad), debemos tener en cuenta varios factores: Análisis de las actividades seleccionadas, determinar si los patrones de movimientos son estables o se encuentran en transición, y la relación persona-entorno.

El contexto en el que tiene lugar la actividad es tan importante como las características del individuo en el tratamiento. Existen múltiples formas de modificar las características físicas del contexto de la tarea para promover un desempeño ocupacional óptimo. El grado de inclinación de la superficie donde se lleve a cabo, el peso que se tenga que sostener, el tamaño, la forma y la textura de los objetos utilizados influyen en la producción de uno u otro patrón de movimiento o, incluso, de una u otra conducta motora.

Los resultados son de gran significado ya que demuestran que la ejercitación motora que es la base de métodos de rehabilitación motora, puede modificar la organización somatotópica cerebral y favorecer la recuperación funcional.

 

Bibliografia:

-Polonio B.”Terapia ocupacional aplicada al Daño Cerebral Adquirido”. Ed Medica.Panamericana;2010

-Cano de la Cuerda, Collado, Vázquez.”Neurorrehabilitación”. Ed Médica. Panamericana;2012

-Ares Serna L. “Análisis de una actividad Ocupacional; TOG Coruña; 2012