afa2

CÓMO VOLVER A ENTENDERNOS TRAS LA AFASIA

Dice Michelle G. Winner que comunicar es conectar nuestras historias vitales. Esto es lo que hacemos cada día con nuestros amigos, nuestra familia, nuestros vecinos… cuando la afasia llega lo cambia todo y hay que aprender de nuevo a comunicarse.

Para establecer unas “nuevas reglas del juego” en la comunicación con una persona afásica hay que partir de dos premisas:

La primera es que las personas afásicas siguen teniendo habilidades comunicativas. Las pérdidas de lenguaje rara vez son absolutas y las habilidades no verbales y paraverbales (la expresión facial, los gestos manuales, la entonación..) suelen estar preservadas. Es importante reconocer la competencia de las personas con afasia de manera concreta (“sé que lo sabes”), atribuir las veces que no nos entendemos también a nuestras propias limitaciones (“yo no te entiendo”), negociar abiertamente sobre cómo vamos a comunicarnos y en ocasiones, como no, poder compartir la experiencia de frustración.

La segunda premisa es que comunicar es una tarea colaborativa. Depende de dos personas y el éxito está en manos de las que participan en la conversación. Estamos acostumbrados a adaptar nuestro lenguaje cuando hablamos con personas que no conocen bien el idioma o cuando lo hacemos con niños. Ahora tenemos el reto de aprender a adaptarnos al de una persona con afasia.

Los programas de intervención con familiares de personas con afasia desarrollados en el centro Pat Arato de Toronto, entrenan a otras personas para comunicarse con las que sufren afasia y se basan en tres objetivos:

  1. Mejorar el input: mejorar la entrada de información para la persona con afasia

  2. Ayudar al output: contribuir a que su expresión mejore

  3. Verificar la comunicación real: asegurarnos de que estamos entendiendo lo mismo

Como estrategias concretas para cada objetivos proponen:

Mejorar el input

  • Uso de palabras cortas, oraciones simples y una voz expresiva

  • Uso de gestos durante la conversación

  • Escribir las palabras clave o las ideas principales

  • Utilizar dibujos (generados) y centrarnos en uno cada vez

  • Eliminar distractores (ruidos, terceras personas otros estímulos visuales)

  • Observar la expresión facial, fijación de la mirada, la postura corporal y los gestos para imaginar el nivel de compresión

Ayudar al output

  • Hacer preguntas de respuesta corta (si/no)

  • Preguntar una cosa cada vez

  • Pedir el uso de gestos, señalamiento de objetos o dibujos, escritura de palabras clave.

  • Dar tiempo suficiente para responder

  • Hacer preguntas de respuesta cerrada.

  • Indagación con preguntas cortas de lo más general a lo mas específico

Verificar la comunicación real

  • “Déjame comprobar que lo he entendido”

  • Añadir gestos o escribir las palabras clave

  • Repetir o reformular el mensaje entendido

  • Explicar lo que crees que ha querido decir

  • Resumir la conversación si ha sido larga

Nuestra experiencia y la de muchas familias es que volver a entenderse tras una afasia es un reto para todos, pero intentarlo y lograrlo, en parte al menos, mejora la calidad de nuestra vida cotidiana y nuestras relaciones.

 

mitos-el-bostezo-contagioso-3

¿SABÍAS QUE AÚN NO SE CONOCE QUÉ PROVOCA LOS BOSTEZOS?

Bostezamos una media de 8 a 10 veces al día. Lo hacemos los humanos, pero también muchos animales, específicamente los vertebrados. Un feto humano a partir de la semana 12 de gestación, también bosteza. Pero ¿qué desencadena un bostezo?

El bostezo es un acto motor reflejo que normalmente asociamos al cansancio o al aburrimiento. Es verdad que la mayoría de los bostezos nos vienen al despertar, al acostarnos o en alguna reunión aburrida. Pero también está asociado al hambre, a los conflictos emocionales y a situaciones de estrés. Por ejemplo, los paracaidistas antes de un salto, un bombero que tiene que enfrentarse a una situación de riesgo o tras una pelea con nuestra pareja. Además, también está asociado a diversas enfermedades neurológicas y abuso de drogas.

Hasta ahora sabemos cómo y cuándo bostezamos, pero no el por qué. Las causas del bostezo son una incógnita para la ciencia. Los investigadores han desarrollado multitud de hipótesis, pero ninguna de ellas ha recibido el consenso ni la aceptación de la comunidad científica. Algunas de estas hipótesis tienen que ver con la necesidad de renovar el aire de los pulmones, aumentar el nivel de oxígeno en sangre para mejorar los niveles de alerta y concentración, reducir la temperatura cerebral, marcador de actividad dopaminérgica, evacuación de detritus amigdalinos potencialmente infecciosos… así, hasta 20 variadas sugerencias, lo que da idea de los palos de ciego que dan los investigadores para explicar una conducta aparentemente tan trivial.

Otra de las hipótesis está relacionada con la cognición social, es decir, con la empatía, la capacidad para ponernos en el lugar de los demás y entender y sentir lo que los otros sienten. Esta hipótesis tiene sentido ya que, como todos sabemos, los bostezos se contagian. Detrás de este contagio se esconden las neuronas espejo, base neurológica de la empatía. Ver o escuchar a alguien bostezar hace que sea más probable el hecho de hacerlo nosotros mismos, pero también el pensamiento del bostezo o leer un texto en el que se repita la palabra bostezo lo provoca (seguramente os habrá ocurrido al leer esta entrada). Pero si es así, ¿por qué bostezamos cuándo estamos solos?

Es una incógnita que aún no hemos sido capaces de desvelar. Pero está claro que si lo seguimos haciendo después de tantos años de evolución, algún significado importante tendrá para la supervivencia.

 

robotica

¿ROBOTS DE MIEMBRO SUPERIOR?

La rehabilitación de miembro superior después de una lesión cerebral es uno de los mayores retos a los que se enfrentan los profesionales hoy en día. Entre un 30 y un 60% de los pacientes adultos que han sufrido un ictus y que presentan déficit motor y de funcionalidad de miembro superior no consiguen una recuperación motora satisfactoria, a pesar de recibir una rehabilitación intensiva.

La tecnología se abre paso en el campo de la rehabilitación, hoy nos centraremos en la existencia de robots que se encargan de recuperar la funcionalidad y movimiento de miembro superior.

Ventajas y desventajas de la robótica en miembro superior:

Ventajas:

  • Proporcionan medidas cuantitativass y fiables de ciertos parámetros físicos como velocidad, resistencia, fuerza y precisión de movimiento.
  • Realizan tareas repetitivas con gran fiabilidad, precisión y resistencia.
  • Permiten aumentar el número de pacientes tratados por terapeuta.

Desventajas:

  • No poseen flexibilidad ni habilidades cognitivas.
  • La comunicación del paciente con el robor es muy limitada.
  • Incapacidad para responder a hechos no predecibles.
  • Grados de libertad del movimiento limitado.
  • Falta de capacidad para el entrenamiento de tareas reales de la vida cotidiana.

Clasificación de los sistemas robóticos de miembro superior:

  • Teniendo en cuenta la función del miembro superior: Movimiento unilateral o bilateral del hombro, codo, muñeca y mano.
  • Según las características mecánicas: existen robots exoesqueléticos y robots operacionales.
  • Según el control que los robots ejercen sobre el paciente: Pasivo, activo no asistido, activo asistido, activo resistido.

Evidencia de la eficacia de la terapia del miembro superior basada en sistemas robóticos:

  • Los resultados no demuestran que las personas consigan mejorar su independencia y uso funcional del miembro superior.
  • Mejora la función motora.
  • Mejora en persona con estadio crónico.

En definitiva, las nuevas tecnologías hacen que avancemos en el campo de la neurorrehabilitación, que exploremos otras formas de rehabilitar a los pacientes pero,debemos seguir descubriendo la eficacia de la robótica.

 

 

 

 

Diapositiva1

DE REPENTE SIN PALABRAS

No poder articular sonidos del habla, perder la capacidad de entender lo que oyen o tener permanentemente las palabras en “la punta de la lengua”, esta es la experiencia cotidiana de miles de personas en España que padecen Afasia.

La Afasia es la alteración del lenguaje que se produce por una lesión en el cerebro, puede estar causada por Daño Cerebral Adquirido (DCA), aparecer tras una cirugía cerebral o como consecuencia de enfermedades neurodegenerativas.

Sólo en nuestro país más de 420.000 personas han sufrido un DCA y se estima que de estas un 63% padecen posteriormente dificultades en la comunicación. Es, como algunos la han calificado, una “epidemia silenciosa” que genera incomunicación, altera las relaciones familiares y afecta a la integración social de las personas que las padecen y su entorno.

Las dificultades que presenta una persona afásica pueden ir desde una alteración leve para comprender lo que otros dicen, a la incapacidad total para producir palabras, pasando por un habla llena de términos que no existen y que suenan a un oyente no experto como dichas en otro idioma.

El abanico de posibles secuelas es muy amplio y las dificultades cotidianas que enfrentan estas personas muchas. El desconocimiento social es otra de las barreras que deben superar cada día. La mayor parte de la población asocia una DCA a sus secuelas motoras pero no identifica las dificultades de una persona afásica como un trastorno de lenguaje, el resultado es en muchos casos la incomprensión y el aislamiento fuera del entorno familiar.

Por eso, el próximo 6 de Marzo, día europeo de la Logopedia, está dedicado a las personas con Afasia. Bajo el lema “De repente sin palabras” logopedas de toda Europa celebraran actos para la difusión y la sensibilización con los que tratarán de que la sociedad conozca mejor la realidad de las personas afásicas.

 

sonrisa

¿SABÍAS QUE REÍR NOS HACE PERSONAS MÁS CREATIVAS?

El buen humor modifica la capacidad de innovar, tener momentos “eureka” y nos hace más creativos.

Dice un antiguo proverbio escocés que “La sonrisa cuesta menos que la electricidad y da más luz” y una vez más las investigaciones científicas vienen a apoyar la sabiduría popular.

Todos tenemos la experiencia de habernos “roto la cabeza” frente a un crucigrama, haber buscado una palabra que no lográbamos recordar o la solución a un problema y  que, un tiempo después, de un modo inesperado, la solución venga nuestra mente sin aparente esfuerzo.

Científicos y artistas brillantes afirman que una parte importante de sus creaciones y descubrimientos los soñaron, desde Einstein a Paul Mc Cartney, y ahora los científicos relacionan parte de lo que llamamos “inspiración” o “creatividad” con el buen humor y la risa.

El buen humor activa unas áreas del cerebro que facilitan los momentos “eureka”; momentos en los que tenemos un insigth o una visión clara y repentina de cómo resolver un problema- como qué palabra falta en un crucigrama- o encontramos una relación nueva entre dos ideas – como cuando se nos ocurre un nuevo trayecto que conecta dos punto de la ciudad. Esto aplicado a diferentes ámbitos de la vida nos permite innovar.

El estado que facilita esta capacidad no necesariamente una felicidad permanente, basta con haber visto una serie de humor unos minutos antes de tratar de resolver un problema o de haberse reído con algo gracioso para que el mecanismo se ponga en marcha, nuestro cerebro se active y haga una parte del trabajo.Así que sonreír no sólo reduce el estrés y nos permite ser más felices si no que además nos convierte en personas más creativas.