neuro 1

ANOSOGNOSIA, ¿POR QUÉ MI FAMILIAR NO VE LO QUE NOSOTROS SI?

¿Por qué mi familiar no quiere ir a rehabilitación? ¿Es normal que mi familiar me diga que no le pasa nada, o que no tiene ningún problema de memoria cuando es obvio que sí lo tiene?

La anosognosia es la falta de conciencia o la subestimación de un déficit específico en el funcionamiento sensorial, perceptivo, motor, afectivo o cognitivo debido a una lesión cerebral.

Es decir, la anosognosia consiste en la no conciencia de una alteración de alguna función corporal propia (física, neurocognitiva o psicológica) que es muy evidente para personas que conocen al paciente, no siendo explicable por un mecanismo de negación.

A pesar de que no existen criterios específicos para su diagnóstico, el Consorcio de Neuropsicología Clínica (2010) publicó los siguientes criterios, con el fin de ayudar a su identificación y clasificación:

  1. Alteración de la conciencia de padecer un déficit físico, neurocognitivo y/o psicológico o el padecimiento de una enfermedad.
  2. Alteración en forma de negación del déficit, evidenciada en afirmaciones como “no sé por qué estoy aquí”, “no sé qué es lo que me pasa”, “nunca se me han dado bien estos ejercicios, es normal que no lo haga bien”, “son los demás los que dicen que estoy mal”
  3. Evidencia de déficits mediante instrumentos de evaluación.
  4. Reconocimiento de la alteración por parte de familiares o conocidos.
  5. Influencia negativa sobre las actividades de la vida diaria.
  6. La alteración no aparece en el contexto de estados confusionales o estados de alteración de la conciencia.

La anosognosia puede aparecer en múltiples patologías neurológicas. Y la falta de conciencia es específica para cada déficit: anosognosia asociada a la hemiplejia, a la ceguera cortical, a la afasia, a la heminegligencia, a la amnesia,… De hecho, un paciente con DCA y con anosognosia puede ver sus dificultades de movimiento pero no las relacionadas con la memoria.

Dadas las implicaciones prácticas en la vida diaria para las personas que la padecen, es importante llevar a cabo una identificación temprana de ésta. El no ser consciente de tus propias dificultades hace que no pongas remedio para mejorarlas, por lo que una persona con anosognosia no se va a involucrar en su rehabilitación, o puede que no siga el tratamiento farmacológico o médico indicado. Además, el no conocer nuestras propias limitaciones puede ponernos en situaciones de riesgo, como caídas o lesiones.

Para conseguir ser plenamente consciente de las consecuencias del daño cerebral, no basta con conocer los déficits físicos, cognitivos y conductuales, sino también es importante reconocer las limitaciones que esto déficits pueden plantear en la vida diaria para poder actuar en consecuencia y planificar objetivos realistas. Es decir, existen tres niveles de falta de conciencia del déficit: Conocimiento de los déficits (la persona conoce que no puede mover el brazo izquierdo pero no tiene conciencia de que tiene problemas de memoria), conciencia de las implicaciones del déficit (la persona tiene conciencia de que tiene una hemiparesia pero considera que puede conducir) e implicaciones futuras (la persona tiene conciencia de que tiene una dependencia total a nivel físico después de tres años de rehabilitación y se plantea volver a andar).

Una parte muy importante del proceso de rehabilitación de una persona con DCA que tiene anosognosia es explicar a la familia y a su entorno cercano qué es esto y cómo tienen que actuar.

postura

¿ES IMPORTANTE EL POSICIONAMIENTO?

¿Por qué es tan importante el buen posicionamiento en una persona con daño cerebral?

  • Aumenta la sensibilidad propioceptiva.
  • Disminuye la aparición de retracciones, rigideces y deformidades.
  • Maximizar la capacidad funcional.
  • Habrá que lograr una normalización del tono muscular.
  • Promover posturas simétricas.
  • Conseguir el máximo confort y seguridad del usuario.
  • Facilitar la estabilidad en las partes proximales y distales.
  • Mantener las capacidades visuales y perceptivas.
  • Mantener un buen funcionamiento, en las capacidades orgánicas.
  • A pesar de todo esto, el mantenimiento de una correcta alineación del afectado de daño cerebral no siempre es fácil de conseguir ni mantener, por eso es de vital importancia que todos estemos familiarizados con la manera de lograr una colocación idónea del paciente.

Cuando el paciente esté en posición de decúbito tenemos que tener en cuenta:

  • Mantener una alineación correcta del cuerpo las 24 horas.
  • Cambiar la posición del paciente en cama 2 ó3 horas durante el día.
  • Este período de tiempo aumentará conforme el paciente vaya mejorando y sea capaz de cambiar de posición por sí mismo
  • Usaremos almohadas, toallas y cuñas como material auxiliar para facilitar una correcta posición.
  • Es favorable que la disponibilidad de la cama en la habitación hace que mire a través del lado afectado para ver la tele o para realizar alguna actividad de esta forma el paciente prestará más atención al lado afectado.

Pautas para un buen posicionamiento en decúbito:

  • La cabeza queda bien apoyada sobre la almohada, en ligera inclinación hacia el lado sano y rotada hacia el lado afecto.
  • El lado afecto estará estirado.
  • El brazo afecto se coloca estirado a lo largo del cuerpo sobre una almohada más alto que el cuerpo. De este modo queda el codo en extensión, la muñeca en flexión dorsal y los dedos extendidos.
  • Pondremos una almohada bajo la cadera afecta para elevarla, de manera que apoye la cara externa del muslo, evitando así la rotación externa de la pierna. Debemos intentar que el pie quede en90º (con los dedos mirando hacia arriba) con una almohada o con dispositivos ortopédicos (antiequinos).

Cuando el paciente esté en posición de sedestación debemos tener en cuenta:

¿Cómo observamos?

  • General: (vistazo, ves que no está bien colocado)
  • Específica: A nivel distal: Extremidades superiores (Hombros, codo, muñeca y dedos) y extremidades inferiores (rodillas, tobillos y dedos).

Pautas para el buen posicionamiento en Sedestación:

  • Simetría postural.
  • Alineación cuello y tronco.
  • Alineación escapular y pélvica.
  • Miembros superiores: Apoyados en los reposabrazos.
  • Miembros inferiores: Flexión Cadera, rodilla 90y flexión dorsal 90.
  • Colocar materiales auxiliares de apoyo: Almohadas, cuñas y toallas, se irán retirando progresivamente los apoyos.

En conclusión debemos conocer cómo debemos colocar correctamente a una persona con daño cerebral tanto los profesionales como familiares, como he dicho anteriormente el posicionamiento es muy importante para mucho aspectos de la rehabilitación y para la propia salud de la persona.

 

IMG_2937

RECOMENDACIONES PARA HABLAR CON UNA PERSONA CON AFASIA

En el siguiente vídeo podéis ver como varias de estas estrategias son usadas por una persona con afasia y nuestra logopeda. No se trata de una tarea de rehabilitación si no de una conversación real en la que se apoyan en dibujos, palabras escritas, tableros con pictogramas y preguntas de si y no para comunicarse.

images[5]

Desde los años 70 del pasado siglo los Sistemas Alternativos y Aumentativos de Comunicación (SAAC) han sido usados en personas con afasia. En un inicio se abordaron como un último recurso cuando la rehabilitación había alcanzado un límite o cuando las severidad de las dificultades hacía poco esperable el uso de comunicación verbal oral. Afortunadamente este abordaje ha evolucionado y ahora se combinan los medios rehabilitadores (la terapia de logopedia y neuropsicología de la persona afásica) con los habilitadores (el uso sistemas compensatorios) desde el inicio de la intervención.

Desde nuestra experiencia, usar SAAC desde el inicio de la intervención tiene varias ventajas:

  • Aumenta la comunicación con el entorno desde el primer momento

  • Corresponsabiliza a los interlocutores y a la persona con afasia de la comunicación

  • Mejora la aceptación de los SAAC por parte del persona con afasia y su familia

  • Puede emplearse para aumentar tanto la compresión como la expresión

  • Su uso, siguiendo algunas pautas, puede tener efectos rehabilitadores

 

Pero ¿de qué hablamos cuando nos referimos a SAAC? La primera idea que suele venir a la mente es el uso de tableros pictográficos pero en realidad nuestra referencia es más amplia y trabajamos con un conjunto de estrategias multimodales que puedan mejorar tanto la información que recibe como la que puede expresar la persona afectada, de ahí que hablamos de comunicación aumentativa más que de los sistemas en sí.

Expresiones faciales, la mirada, señalar, aportar respuesta de sí y no, escribir palabras o seleccionar las que escribe su interlocutor, señalar fotografías, generar dibujos… todas estas son estrategias que podemos usar los interlocutores y en las que podemos entrenar a las personas con afasia y su entorno para que tengan un valor comunicativo.