postal-de-feliz-navidad-1024x726

¿SABÍAS QUE EL ESPÍRITU DE LA NAVIDAD ESTÁ EN EL CEREBRO?

El espíritu de la Navidad ha sido un fenómeno generalizado durante siglos, comúnmente descrito como sentimientos de alegría y nostalgia mezclada con sentimientos de felicidad, regalos, olores deliciosos y buena comida. Un equipo de investigadores de Rigshospitalet, un hospital de la Universidad de Copenhague, ha intentado localizar el espíritu de la Navidad en el cerebro utilizando imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI).

Desde su creación a principios de los años noventa, fMRI ha sido fundamental en los estudios neuropsicológicos ayudando a localizar los centros emocionales y funcionales del cerebro humano. Sentimientos como la alegría, la tristeza y el disgusto se han aislado en ciertas regiones cerebral.

Este grupo de investigadores utilizó dicha técnica para comparar un grupo de personas que han celebrado la Navidad desde su juventud con un grupo que no tiene tradiciones navideñas. Se analizaron los cambios en la actividad cerebral en estos dos grupos mientras veían imágenes con temas navideños en comparación con imágenes neutras que tienen características similares, pero sin contenido navideño. Después de la exploración, los participantes respondieron a un cuestionario sobre sus tradiciones navideñas y las ideas o creencias que tienen sobre la Navidad, sus respuestas los designaban a un grupo o a otro (navidad/no-navidad).

Los resultados revelan que los participantes del grupo “navidad”, es decir, que sí mantienen tradiciones navideñas y tienen sentimientos positivos asociados a estas fiestas, muestran una mayor activación en la corteza motora sensorial, en la corteza premotora y motora primaria y en el lóbulo parietal. Estas áreas cerebrales se han asociado con la espiritualidad, los sentidos somáticos, y el reconocimiento de emociones faciales entre otras muchas funciones.

Los autores concluyen que existe una “red del espíritu de la Navidad” en el cerebro humano, que comprende varias áreas corticales y defienden que este tipo de trabajos podría contribuir a una comprensión más general de la función del cerebro en las tradiciones culturales festivas. Aunque curiosos e intrigantes, estos resultados deben ser interpretados con cautela.

Bibliografía:
Hougaard, A., Lindberg, U., Arngrim, N., Larsson, H., Olesen, J., Amin, F., Ashina, M. and Haddock, B. (2015). Evidence of a Christmas spirit network in the brain: functional MRI study. BMJ, 351:h6266

¡FELIZ NAVIDAD A TODOS!

 

p32449

RECOMENDACIONES Y ADAPTACIONES PARA FACILITAR LA COMIDA.

El terapeuta Ocupacional busca alcanzar la máxima independencia en las Actividades de la Vida Diaria Básicas, Instrumentales y Avanzadas; en este caso nos vamos a centrar en la comida. Los Terapeutas Ocupaciones, por lo general, hacen una división de la actividad para poder realizar una correcta intervención y para poder hacer un análisis más exhaustivo

Antes de empezar a introducirnos en los siguientes pasos, añadir que para realizar esta actividad, es preciso tener buen control cefálico y de tronco, amplitud articular y fuerza suficiente en los miembros superiores, capacidad de hacer prensión con los dedos para coger los cubiertos, alimentos o vasos, además de control de la deglución.

Recomendaciones:

  • Postura correcta en sedestación para facilitar la deglución y el tránsito de alimento.
  • Apoyar los codos en la mesa para mejorar la coordinación y reducir el peso del brazo.
  • Poner la comida dentro del campo visual y al alcance del usuario.

Los pasos en los que se puede dividir la comida son:

1) Reconocer y/o alcanzar los alimentos servidos.

2) Cortar o partir la comida en trozos.

3  )Usar cubiertos para llevar la comida a la boca.

4  )Acercarse el recipiente de bebida a la boca.

 

1)      Reconocer y/o alcanzar los alimentos servidos: Para alcanzar los alimentos y reconocerlos debemos tener:

  • Correcta postura en sedestación.
  • Colocada frente a la mesa.
  • Altura adecuada, permitir el apoyo de los antebrazos  sin realizar posturas forzadas de columna y hombros.
  • Si la persona va en silla de ruedas altura suficiente para que se pueda introducir los reposabrazos debajo de la mesa.
  • La silla debe proporcionar los controles posturales necesarios.

2 ) Cortar o partir la comida en trozos:

Actividad que requiere el trabajo coordinado de las dos manos, fuerza, agarre y movilidad en los brazos.

  • Si se dispone de una sola mano funcional: se pueden utilizar cubiertos que tengan función de cortar y pinchar (cuchillo basculante, tenedor con cuchillo, tenedor y hoja circular cortante). Únicamenteson útiles para alimentos blandos.
  • Existen también, tenedores en los que uno de sus bordes está afilado. En todos los casos, se debe tener precaución para no cortarse los labios.
  • Si además hay falta de fuerza, los cuchillos en forma de balancín, con el mango perpendicular a la hoja, permiten el agarre en puño evitando posturas forzadas de muñeca y dedos.

3)      Usar cubiertos para llevar la comida a la boca: Actividad que requiere el movimiento coordinado de cada una de las articulaciones de los miembros superiores, además de agarre y coordinación mano-boca.

En función de que el alimento sea sólido o líquido y se coja con la mano o con la cuchara, requerirá mayor o menor precisión en la ejecución de la tarea. En cualquier caso, la estabilización de la muñeca es esencial para conseguir el objetivo.

Las limitaciones articulares, las deformidades en manos y dedos, la fuerza o la coordinación, condicionan el modo de agarre. Por ello, debe elegirse el cubierto adecuado o adaptado a cada situación.

  • Existen cubiertos con mangos de diferente grosor, peso, forma, angulación, longitud, para diestros o zurdos, antideslizantes y cubiertos a los que se pueden acoplar diferentes mangos.
  • En caso de hipersensibilidad a materiales duros o fríos o reflejo de mordida, existen cucharas blandas, de plástico o de silicona, o metálicas recubiertas de material blando. Si hay reflejo de mordida hay que asegurarse de que este material sea irrompible.
  • Si no hay posibilidad de agarre, se puede utilizar una sujeción palmar donde se introduce el mango del cubierto o una sujeción al muñón del antebrazo si se trata de una persona con amputación de mano.
  • Si existe dificultad para coger el alimento, cuando se tiene una sola mano funcional o problemas visuales, se puede adaptar al plato un reborde que impida salir al alimento, o utilizar platos con el fondo inclinado o con bordes verticales.
  • También existen los calzaplatos.

4)      Acercarse el recipiente de bebida a la boca: Actividad que requiere alcance, amplitud articular y fuerza suficiente de los miembros superiores, agarre y coordinación para no verter el contenido del recipiente, así como ligera extensión del cuello al ingerir la bebida.

  • Para facilitar el agarre y/o controlar mejor el temblor, hay vasos con una o dos asas. Algunos disponen de tapa con pico o con un agujero para pajitas para impedir derramar el líquido.
  • Cuando existe dificultad para realizar extensión de cuello, pueden utilizarse vasos con escotadura para la nariz o pico o pipeta regulables en angulación.
  • Para beber en posición de decúbito se pueden utilizar vasos antiderrame o vasos con pipeta que controlan el flujo de líquido .
  • Una buena opción para personas con fuerza limitada para la succión son las pajitas con sistema anti-retorno que mantienen el líquido dentro aunque se deje de succionar, evitando la ingestión de aire y reduciendo el esfuerzo.
palabras1

JERGAFASIA: cuando el lenguaje se vuelve ininteligible

Una de las manifestaciones clínicas más espectaculares dentro del mundo de las afasias es la aparición de un lenguaje fluente pero ininteligible compuesto por palabras que no conectan en frases con sentido o por retahílas de palabras aparentemente intentadas que hemos dado en llamar “Jergafasia”.

Desde que en 1769  Johann Gesner describiió el lenguaje del señor KD, el termino jergafasia  es empleado para hacer referencia a la aparición de un discurso fluido, aparentemente no monitorizado y en su mayor parte ininteligible en pacientes afásicos (Marshall, 2006). Con frecuencia sirve para describir cuadros complejos que combinan alteraciones de la compresión con un discurso fluente pero superficial o vacío en el que pueden aparecer parafasias verbales o literales, circunloquios y neologismos y que usualmente, aunque no siempre, mantiene la organización sintáctica y la prosodia (Buttherworth, 1979).

Estos cuadros no sólo son complejos sino de una amplia variabilidad. Así, mientras algunos jergafasicos pueden detectar en parte sus errores otros son incapaces de reconocerlos (Marshall et al 1999), los problemas de compresión pueden estar presentes en una medida importante o ser prácticamente inexistentes (Marshall et al 1999, Robson, Marshall, Morrison y Chiat, 1998) y la frecuencia de las parafasias o neologismos varía de tal modo que pueden llegar a ser la base del discurso o constituir solo una pequeña parte mismo (Buttherworth, 1979).

Este hecho lleva a algunos a autores a proponer la distinción de grupos dentro de la jergafasia y da lugar a la descripción de hasta tres subtipos.

  • Jerga semántica: el discurso es fluente con palabras reconocibles pero la selección o la combinación de estas resulta extraña, difícil de entender o vacía de contenido.
  • Jerga neologistica:  se producen distorsiones fonológicas de palabras y neologismos dentro de una estructura de frase preservada
  • Jerga indiferenciada: en la producción verbal se encuentran pocas o ninguna palabra reconocibles.

En nuestra experiencia clínica las posibilidades de recuperación de este tipo de casos vienen das por la capacidad de monitorización que presentan o que puedan llegar a desarrollarlos pacientes, siendo este aspecto uno de los elementos clave en la rehabilitación en las jergafasias.

 

Bibliografia

Marshall, J. (2006). Jargon aphasia: What have we learned?. Aphasiology, 20(5), 387-410.

Butterworth, B. (1979). Hesitation and the production of verbal paraphasias and neologisms in jargon aphasia. Brain and language, 8(2), 133-161.

Robson, J. O., MARSHALL, J., Pring, T. I. M., & CHIAT, S. (1998). Phonological naming therapy in jargon aphasia: Positive but paradoxical effects. Journal of the International Neuropsychological Society, 4(06), 675-686.

Marshall, J., Robson, J., Pring, T., & Chiat, S. (1998). Why does monitoring fail in jargon aphasia? Comprehension, judgment, and therapy evidence. Brain and Language, 63(1), 79-107.

 

 

 

Heart in palms

SÍNDROME DEL CUIDADOR (I)

El daño cerebral adquirido (DCA) aparece de manera brusca e inesperada, y no sólo en la persona que sufre el daño, sino en todo el entorno que le rodea y especialmente en esa persona que asume el rol del cuidador principal. La familia experimenta una situación imporante de estrés tras la lesión, aparece un sentimiento de pérdida ya que nuestro familiar no es el que era y surge la necesidad de modificar roles familiares para ajustarse a la nueva situación.

Una persona con DCA necesita cuidados y atención de los demás. Lo habitual es que haya una persona que se vuelque especialmente y sobre la que acaba recayendo la responsabilida del cuidado del familiar. Dependiendo del grado de dependencia del familiar, el cuidador principal puede estar tan volcado en el cuidado que deja de “cuidarse a sí mismo”. Puede dejar de disfrutar de su tiempo libre, o carecer de él, dejar de cuidar su aspecto físico, dejar de tener vida social, puede que deje de trabajar,…

Aunque la dedicación del cuiador sea realizada con gusto, de forma voluntaria, hacia un familiar que se quiere mucho, los cambios que se han producido en su vida son tan grandes que es inevitable que aparezca el estrés, las tensiones con otras personas, la desesperanza. Es en este momento cuando puede aparecer el “Síndrome del cuidador”.

El “Síndrome del cuidador” es un trastorno que se presenta en personas que desempeñan el rol de cuidador principal de una persona dependiente. Se caracteriza por el agotamiento físico y psíquico. La persona tiene que afrontar de repente una nueva situación nueva para la que no está preparada y que consume todo su tiempo y energía. Se considera producido por el estrés continuado (no por una situación puntual) en una lucha diaria contra la enfermedad, y que puede agotar las reservas físicas y mentales del cuidador. Los síntomas más habituales son: agotamiento físico, labilidad emocional, depresión, ansiedad, conductas de consumo abusivas trastornos del sueño, alteraciones del apetito (por exceso o por defecto), aislamiento social, dificltades cognitivas, probrlams laborales,…

Dentro de un tratamiento integral y multidisciplinar, hemos de tener muy en cuenta las secuelas emocionales de los familiares, ya que aunque en ocasiones no son tan llamativas como las producidas por el DCA en el afectado, si pueden ser gravemente incapacitantes.

En siguientes posts, profundizaremos en síntomas y consejos para reducirlos.

images

DISTROFIA MUSCULAR

 La distrofia muscular se observa en una serie de trastornos, conocidos con el nombre de enfermedades neuromusculares. La características común de todas ellas es la debilidad progresiva de la musculatura.

Distrofia muscular de Duchenne y distrofia muscular de Becker son dos distrofias musculares. Los primeros signos aparecen en los primeros años de vida o en la adolescencia. Se observa más en niños que en niñas. Generalmente los padres se dan cuenta de que algo pasa cuando el niño dice que no puede levantarse del suelo sin ayuda u observan  inestabilidad cuando está de pie o cuando camina de puntillas.

Duchenne suele aparecer antes de la edad de tres años y se observa una detención en desarrollo del niño, esto tendrá efectos negativos en la escolarización del pequeño y la familia se verá afectada. Suele sufrir a la edad de 8-11 años una debilidad de la musculatura intercostal, lo que dará lugar a problemas respiratorios. Tienen un CI inferior a 75 y la relación entre las dificultades de aprendizaje y la enfermedad no está del todo clara (Baker y van Ommen 1988)

Becker se presenta como una forma más leve de distrofia muscular de Duchenne y algunos niños mantienen la capacidad de andar toda la vida, Tiene afectación de la musculatura cardíaca.

Ambas son enfermedades genéticas recesivas ligadas al cromosoma X.

Encontraremos dificultades en las áreas de cuidado de sí mismo, productividad (escuela) y  actividades de ocio.

Los objetivos globales que se plantea un Terapeuta Ocupacional en la intervención:

  • Mantener un nivel óptimo de rendimiento ocupacional.
  • Ayudar a la familia en la educación y cuidado del niño.
  • Ayudar al niño a realizar las actividades de la vida diaria del niño.
  • Porporcionar información sobre estrategias adaptativas y compensatorias.
  • Asegurarse que tiene un entorno adecuado.
  • Asegurar el acceso a otros servicios, tales como la silla de ruedas.
  • Asegurar el contacto y la coordinación con otros servicios y profesionales.

En definitiva la distrofia muscular tiene efectos negativos inmediatos y a largo plazo sobre el niño y su familia. El rendimiento ocupacional del niño y el funcionamiento familiar están en peligro debido a los cambios que tienen lugar. Los padres deben decidir qué tipo de ayuda necesitan y cuando la necesitan. Los padres deben disponer de servicios que les ayuden a resolver estrategias de afrontamiento. Para lograr estos objetivos es de vital importancia el trabajo multidisciplinar y una buena coordinación.