human-digital-hand-130718

¿Hasta qué punto es importante el tacto?

Para demostrar la importancia del tacto, Roland grabó un vídeo en 1979 en que se le pedía a una mujer, después de administrarle una sustancia anestésica  que bloqueaba las células sensoriales del pulgar, índice y corazón, que encendiese una cerilla. La actividad era simple. Se comprobó que antes de inyectarle la sustancia no tenía ningún problema. Sin embargo, tras la intervención, la mujer actuaba con torpeza, no lograba sostener el  fósforo y después de varios intentos fallidos la mujer termina consiguiéndolo. ¡Un momento! Vamos a pararnos a pensar en todos las actividades cotidianas en las que interviene el tacto, muchas veces no somos conscientes de ello.

Desde un punto de vista evolutivo, el tacto representa el sentido más antiguo de los humanos y la piel, nuestro órgano sensitivo más grande. Casi el 20% de nuestro peso corporal recae sobre ella. Millones de receptores sensoriales nos comunican cada segundo dónde acaba nuestro cuerpo y dónde empieza el entorno.

“Para cada pequeño movimiento necesitamos la respuesta de las células táctiles que se hallan en la piel y el cuerpo”, señala Martin Grunwald. Sin esa información no podríamos estar de pie, sentarnos o comer.

Tenemos numerosos estudios sobre el funcionamiento del sentido de la audición y de la visión, sin embargo, sobre el tacto no hay mucha investigación y se ha infravalorado su importancia.

El tacto es un sentido complejo:

  1. Numerosos estudios demuestran el poder que tiene la estimulación táctil en las relaciones sociales. Además, aporta beneficios terapéuticos.
  2. Los estímulos táctiles poseen incluso un tipo de lenguaje propio: con el tacto expresamos sentimientos de modo preciso.
  3. El sistema del tacto se basa en multitud de receptores repartidos por toda la piel y el cuerpo. Todavía se investiga cómo se interconectan  a nivel neuronal.

En definitiva, el tacto interviene en muchas  actividades cotidianas, sin embargo, no tenemos demasiados estudios,. Cuando empezamos a rehabilitar nos centramos en el movimiento, pero deberíamos dar más importancia a la sensibilidad. Deberíamos cambiar el concepto de que en una actividad cotidiana interviene el movimiento pero, también la sensibilidad.

9777734529alzheimer

Donación de Tejido Cerebral

En la actualidad, la mayoría de la gente conoce la donación de órganos y es una práctica muy extendida en nuestro país. Pero no es el caso de la donación de tejido cerebral.

Por este motivo, la Unidad de Investigación del Proyecto Alzheimer, que forma parte de una gran red estatal de centros de investigación en la Enfermedad de Alzheimer y otras enfermedades neurodegenerativas, se ha hecho cargo del Banco de Tejido Cerebral.

El tejido cerebral donado a esta Unidad por los pacientes o sus familiares podrá ser utilizado en proyectos de investigación de todo el país, y también de los centros de investigación extranjeros que lo soliciten.

Gracias a la donación de tejido cerebral de personas que han sufrido esta enfermedad, sabemos lo que sabemos sobre el Alzheimer, al poder relacionar los trastornos que sufrían en vida con las alteraciones que se han observado en su cerebro tras su fallecimiento.

En este momento no existe un tratamiento eficaz para detener o curar la Enfermedad de Alzheimer, ni otras enfermedades neurodegenerativas, como la enfermedad de Parkinson, la Enfermedad de Huntington o la Esclerosis Lateral Amiotrófica. Para investigar las causas y posibles tratamientos de estas enfermedades no basta con estudiar animales de experimentación o modelos de laboratorio.

Todos podemos ser donantes de tejido para investigación. Igual de importante es estudiar el cerebro de pacientes como de personas sanas.  Ya que cualquier estudio en tejido enfermo tiene que realizarse al mismo tiempo en tejido sano de “control”, para comparar y que sus resultados sean válidos. Así pues, los pacientes, sus familiares, sus cuidadores, los investigadores, tu y yo, todos podemos ser donantes.

El tejido cerebral donado se extrae poco después del fallecimiento del donante. El procedimiento de extracción es equivalente a una autopsia neuropatológica. Después de la extracción, el cráneo y el cuero cabelludo quedan en su posición normal, y la sutura de la piel, en la parte posterior de la cabeza, es apenas visible.

Actualmente, esta Unidad opera en Madrid y un entorno de unos 200Km. Cuanto antes se haga la extracción, mayores serán las posibilidades de uso del tejido para investigación.

Los donantes podrán estar orgullosos de participar generosamente en la lucha contra una enfermedad cuyas consecuencias  conocemos.

Esta información ha sido extraída del siguiente enlace, en el que podréis obtener más información detallada y datos de contacto:

http://www.alzfae.org/cuidador/141-colabora/donacion-tejeido-cerebral

 

cibir

PACIENTE CON DAÑO CERRBRAL ADQUIRIDO: CÓMO ACTUAR

Bajo este título y por segundo año consecutivo NEURO RIOJA impartirá un curso dentro del Programa de Formación Continuada del Servicio Riojano de Salud dirigido a profesionales de enfermería y auxiliares.

El Daño Cerebral Adquirido (DCA) constituye un problema social y sanitario de primera magnitud. Cuando un paciente recibe el alta hospitalaria se produce una ruptura asistencial que deja a las familias en una situación muchas veces difícil de manejar. “Nuestro sistema sanitario garantiza una atención razonablemente homogénea y de alta calidad en las fases iniciales (…) a partir de ese momento la atención es desigual en los ámbitos de rehabilitación (Quemada, 2007)

Así, entre la fase de hospitalización y el alta (en al que se intensifica la rehabilitación) suele darse una desconexión. Sin embargo desde las primeras fases, en muchos de los casos,  se puede intervenir de manera eficaz en aspectos clave de la rehabilitación como el control conductual, de la disfagia o las pautas de comunicación. Y  todos los casos se puede preparar a la familia para situarse ante todo el proceso rehabilitador y de adaptación tras el DCA en las fases que siguen a la hospitalización.

Para ello el incremento de la formación del personal de enfermería es clave, puesto que son los profesionales más directamente implicados en el cuidado del paciente con DCA y preparado para trabajar con las familias. (Odriozola, 2009.)

Este curso, quiere ser una contribución desde diferentes especialidades de la rehabilitación (la neuropsicología, la logopedia y la terapia ocupacional) a esta labor y permitirá a sus participantes:

  • Conocer las fases de evolución del DCA
  • Conocer las secuelas más habituales o más problemáticas
  • Manejar estrategias de abordaje de dichas secuelas
  • Tener una visión global del paciente
  • Incorporar los conocimientos adquiridos al manejo del paciente con DCA
  • Poder transmitir esta información al propio paciente y a su familia

Esperamos poder contar, como en la edición anterior, con las asistencia de un buen número de profesionales interesados en el Daño Cerebral, en el trabajo con los pacientes y con sus familias.

Referencias

Odriozola F. et al. 2009. Pronóstico de las secuelas tras la lesión cerebral. Med Intensiva;33(4):171-81)

Quemada (coord) 2007. Modelo de atención al Daño Cerebral Adquirido. IMSERSO en http://www.imserso.es/InterPresent1/groups/imserso/documents/binario/atenpdancer.pdf