mano.gif 1

EDEMA

¿Qué es?

“Acumulación de exceso de fluido en el espacio intercelular”. Los procesos que controlan la acumulación incluyen una variedad de factores que influyen en la filtración capilar y el drenaje linfático. Este proceso puede estar afectado por elementos vasculares y no vasculares.

Es importante determinar la naturaleza del edema

  • Qué factores podrán estar causando el edema.
  • Saber si la causa subyacente se relaciona o no con un fallo orgánico (corazón, riñones.)
  • Qué factores están presentes  que podrían empeorar la condición del paciente si son tratados de alguna forma en particular.
  • El tratamiento del edema aumentará la calidad de vida y la función de paciente.

¿Por qué?

  • Atrapamiento producido por causas posturales: Disminución de la actividad muscular que dificulta el retorno bascular por ausencia de bombeo y drenaje.Desarrollo de una respuesta nerviosa simpática.
  • Acumulación de líquidos en la extremidad afectada.
  • Otros síndromes compresivos:  Síndrome escaleno, Síndrome dela primera costilla, Síndrome del desfiladero torácico, Distrofia simpático refleja.

¿Métodos de evaluación?

  • Medida con cinta métrica en determinadas líneas corporales del MMSS (Mano y en el brazo).
  • Media objetiva, volúmetro .
  • Prueba de huella o memoria en la piel.

Observaciones clínicas relevantes para la evaluación del paciente:

  • Temperatura de la piel.
  • Estado de la piel, hidratación o sequedad llamativas.
  • Color de la piel: rojo, pálido, azul.
  • Firmeza de la palpación: blanco, fluido, con huella, duro, leñoso.
  • Presencia, cualidad y distribución del dolor.
  • Pérdida de movimiento o movilidad por aumento del edema comparar con la debilidad motora.
  • Presión sanguínea.

POSICIONAMIENTO

Posicionamiento del paciente

  • Simetría del eje corporal con el fin de facilitar el retorno de fluidos  a su circuito fisiológico.
  • Facilitación de la respiración que ayuda al drenaje y al bombeo.
  • Posicionamiento de la pelvis y de la cintura escapular.
  • Evitar la aparición de acortamientos musculares y el desuso muscular.

Posicionamiento de la extremidad edematosa

  • Facilitación del retorno venoso.
  • Plano elevado.
  • Utilización de la fuerza de la gravedad para restaurar la hemodinamia fisiológica del segmento anatómico afectado.
  • Aumento del trabajo cardiaco.

Cómo adaptar texturas en la dieta

 

Adaptar la dieta consiste en modificar la cantidad y la textura en la que se presenta un alimento para que este se pueda manejar en la boca con facilidad y se pueda tragar sin riesgo en los casos de disfagia. Qué textura y qué cantidad es adecuada para cada caso lo determina el logopeda, el médico rehabilitador o el médico nutricionista.

Hoy os presentamos un vídeo en el que explicamos cómo hacer las 4 texturas clásicas para líquidos.

 5 ideas importantes sobre las adaptaciones de la dieta:

1. Se puede partir de cualquier alimento que esté batido de forma que tenga una textura uniforme.

2. Para conseguir la textura deseada se puede espesar usando productos especiales (espesante alimentario) o aclararlos (con agua o con caldo).

3. No siempre un alimento más espeso es más seguro, la textura más fina que recomienda el logopeda es segura y por tanto hay que usarla.

4. Si la persona puede tomar varias texturas (las más fina recomendada y usualmente todas las que sean más espesa que esa) es importante usarlas todas.

5. La aparición de cualquier signo de disfagia durante la comida (tos, voz húmeda, atragantamiento, carraspeo) debe ser comunicada al logopeda por si fuera necesario cambiar la adaptación de la dieta.

ambidiestro

Entrenamiento en las actividades

La dificultad para realizar las actividades de la vida cotidiana en las enfermedades neurológicas estará en relación directa con el grado de afectación.

La afectación física puede influir en la realización de los movimientos exclusivamente, entonces el terapeuta ocupacional además de centrarse en el tratamiento y recuperar las funciones perdidas  deberá utilizar Productos de apoyo para que la persona pueda desenvolverse en ciertas actividades.

Cuando los Terapeutas Ocupacionales, intervenimos en las actividades de la vida diaria básicas, a simple vista podemos ver las alteraciones físicas si tiene hemiplejia, ataxia, falta de coordinación pero  si la lesión afecta a funciones cognitivas, el aprendizaje de las tareas cotidianas puede ser muy complejo; levantarse de la cama o vestirse, no solo comprende capacidades físicas y de destreza sino también capacidades cognitivas(atención, noción espacial, esquema corporal, praxis de construcción, discriminación entre figura y fondo etc.) Para saber si una prenda está del derecho o del revés necesitamos mecanismos intelectuales superiores para llegar a realizar la tarea de forma correcta y es dónde el Terapeuta Ocupacional deberá intervenir para obtener la máxima independencia.

Cuando intervenimos hay que tener en cuenta el estado del paciente y teniendo en cuenta las patología del paciente por ejemplo la intervención para entrenarle en la comida no será la misma si tiene una ataxia a si tiene una hemiplejía.

Por lo tanto, tenemos que tener en cuenta al sujeto de forma individual, entrenándole con los ejercicios específicos para que adquiera las capacidades necesarias para alcanzar el mayor grado de funcionalidad en su independencia personal.

Otra aspecto que tenemos que tener en cuenta  que es lo que quiere el paciente, cuáles son sus intereses  y de esta  forma estará más motivado y tendrá una mejor adhesión al tratamiento.

Los Terapeutas Ocupacionales debemos motivar y animar a la persona para que colabore en las actividades, siempre teniendo en cuenta que las personas del entorno del paciente han de seguir la misma línea de actuación para que no se den pautas confusas.

En definitiva, Cuando Los Terapeutas Ocupacionales intervenimos en las actividades no solo tenemos que tener en cuenta el componente funcional también el componente cognitivo, centrarnos en la persona de forma individual motivarle y tener en cuenta el entorno; teniendo en cuenta todos estos aspectos nuestra función será que alcance la máxima independencia en las Actividades de la Vida Diaria.

plasticidad.jpg 1

¿Qué es la plasticidad cerebral?

La semana pasada salió una noticia (http://vozpopuli.com/next/81644-plasticidad-a-la-carta-para-salvar-cerebros) muy interesante relacionada con un gran avance en el campo de las neurociencias que podría suponer la mejora de la calidad de vida pacientes con tumores, y quien sabe más adelante. Un equipo de médicos españoles prueba con éxito un sistema para operar tumores cerebrales considerados inoperables porque afectan a áreas funcionales. La técnica pionera consiste en cambiar las funciones de sitio para poder intervenir. La capacidad de reorganizar el cerebro abre un universo de posibilidades.

Pero, antes de nada, vamos a repasar el concepto de plasticidad.

A finales del siglo XIX, Ramón y Cajal expuso durante una conferencia la que ahora es conocida como la hipótesis de Ramón y Cajal sobre la plasticidad sináptica: “El ejercicio mental facilita un mayor desarrollo de las estructuras nerviosas en las partes del cerebro en uso. Así, las conexiones preexistentes entre grupos de células podrían ser reforzadas por la multiplicación de terminales nerviosas…”. Hebb, en 1949, propuso la idea de que las sinapsis que se usan de forma repetida se vuelven más eficaces. En las últimas décadas se ha obtenido gran apoyo empírico de la capacidad del cerebro para cambiar, tanto funcional como estructuralmente.

Es decir, el cerebro es plástico, puede cambiar. Cada vez que realizamos una actividad con mayor destreza por la repetición, cada vez que aprendemos algo nuevo, nuestro cerebro se modifica. Esta capacidad de cambio del cerebro también se observa cuando sufrimos una lesión cerebral. Así, la plasticidad cerebral posibilita la adaptación del cerebro para minimizar los efectos de las alteraciones estructurales y funcionales, es decir, un área de la corteza cerebral puede asumir funciones de otra área que está dañada.

Los cambios en el cerebro pueden ser de dos tipos: estructurales o funcionales. Los cambios estructurales se refieren a cambios físicos en el propio cerebro, en su estructura, como pueden ser la creación de nuevas sinapsis (que son las uniones entre diferentes neuronas a través de las cuales se comunican entre ellas). Los cambios funcionales se hacen referencia al funcionamiento del cerebro (en este caso no cambiaría el hardware, pero si el software), es decir, puede aumentar la eficacia o rapidez de las sinapsis. Todos estos cambios se ven reflejados en la conducta de la persona.

Gracias a estos mecanismos de cambio del cerebro, sabemos que existen tres procesos distintos relacionados con la plasticidad:

  • Reorganización de las conexiones funcionales entre diferentes áreas. Las funciones cerebrales poseen circuitos redundantes que permiten que, si una vía de conexión se ve afectada, puede utilizar otra ya existente (como un camino secundario que normalmente no utilizamos, pero que está ahí).
  • Áreas subyacentes a otras que han sido dañadas pueden asumir la función que realizaban éstas.
  • Incorporación de nuevas áreas a una red ya existente: se incorporan otras funciones que no han sido dañadas para poder realizar la función que se ha perdido.

Todos lo explicado hasta ahora es el fundamento científico de la neurorrehabilitación, y lo que hace que los pacientes con DCA sean capaces de recuperar funciones pérdidas. Gracias a las tareas propuestas por los terapeutas (neuropsicólogos, logopedas, terapeutas ocupacionales y fisioterapeutas) en los programas de rehabilitación el cerebro cambia, se adapta y retoma algunas de las funciones dañadas.

La noticia con la que empezaba este post, supone un avance sorprende en el campo de la neurorrehabilitación. La idea es rehabilitar antes de que se dañe el área encargada de la función para evitar pérdida de capacidades. Aun así, hay que ser cautos, ya que la investigación se ha realizado solo con 5 pacientes, pero supone un gran avance.