productos_apoyo_ayudas_ducha

PRODUCTOS DE APOYO. LAVARSE

Tras un daño cerebral la persona afectada puede sufrir secuelas a nivel motor, sensitivo y cognitivo que le impiden ser independientes en su día a día. La intervención desde Terapia Ocupacional está enfocada a mejorar esos déficit y conseguir el objetivo de que  la persona pueda realizar las actividades de la vida diaria lo más autónoma posible. En ocasiones, dada la gravedad de la lesión u otras variables influyentes, no se consigue mejorar, por lo que tendremos que adaptar la actividad para conseguir nuestro objetivo final utilizando productos de apoyo.

Los productos de apoyo son:

  • Cualquier producto (incluyendo dispositivos, equipo, instrumentos y software) fabricado especialmente o disponible en el mercado, utilizado por o para personas con discapacidad destinado a facilitar la participación.
  • Proteger, apoyar, entrenar, medir o sustituir  funciones/estructuras corporales y actividades.
  • Prevenir deficiencias, limitaciones en la actividad o restricciones en la participación.

A continuación, enumeramos algunos productos de apoyo que se pueden utilizar en el lavado para que la persona pueda asearse por sí misma.

  1. Lavabo
  • Adaptación de palanca
  • Mango largo
  • Lavabos regulables en altura
  • Pastilla de jabón con imán
  • Dispensadores de jabón con infrarrojos
  • Dispensadores de jabón con palanca
  • Secamanos con aire automático o con palanca
  1. Bañera o ducha
  • Grifo termoestático
  • Antideslizante
  • Barra auxiliare
  • Tabla de bañera
  • Asiento giratorio de bañera
  • Asiento elevable de bañera
  • Asiento-banqueta de bañera
  • Asiento fijado a la pared de la ducha
  • Silla y taburete de ducha
  • Silla de ducha con ruedas
  1. Lavar parte superior
  • Cepillo y esponja de mango largo
  1. Lavar parte inferior
  • Cepillo y esponja de mango largo
  • Cepillo y esponja de mango grueso

 

l

¿CÓMO SE COMUNICAN LAS PERSONAS CON AFASIA? II

En un post previo hablamos de las personas con afasia como comunicadores y distinguimos dos grandes grupos en función de los apoyos que requerían la expresión: comunicadores dependientes y comunicadores independientes. Empezaremos hablando hoy de los que llamamos comunicadores dependientes, de los tipos que distinguimos y de cómo apoyar la comunicación en cada caso.

Comunicadores dependientes son aquellos que necesitan de otra persona para gestionar sus demandas de información, es decir, que por si mismos no podrían hacer llegar su mensaje con claridad. Muchas de las personas con afasia empiezan en esta situación y es por eso fundamental que desde el inicio de la intervención la familia participe en los apoyos comunicativos. Dentro de esta categorización podemos afinar un poco más y distinguir:

Comunicador emergente: es una persona que presenta dificultades importantes tanto para hablar como para señalar, hacer gestos, seleccionar símbolos, responder a conversaciones…

No se trata sólo de que no pueda “hablar” es que no señala (por ejemplo para pedir algo que tiene a la vista) o no selecciona respuestas entre fotos… hay una dificultad grande para elaborar respuestas (a un nivel conceptual) y para mostrar el impuso, la incitativa, de proponer o pedir. En este momento se trata de entrenar habilidades básicas, como repuestas de aceptación y rechazo ( el si y el no),  ayudar a mantener turnos en una conversación y entrenar para poder seleccionar entre opciones que les ofrecemos ( pe ¿quieres ir al salón o al baño?) a veces además con apoyos escritos o visuales.

Muchas de estas personas con entrenamiento pueden evolucionar hasta el siguiente estadio y empezar a transmitir algunas necesidades y deseos.

Comunicador de selección de contexto: se comunican con mayor competencia que los anteriores y pueden expresar de forma espontánea necesidades básicas, señalando objetos y elementos de su entorno. Reconocen fotografiás, dibujos, etiquetas y puede que algunas palabras escritas. Aún con esto, mantienen dificultades para empezar una conversación y se benefician de que las personas que se comunica con él o ella apoyen también la compresión, por ejemplo, escribiendo las palabras clave que lo que se les dice, haciendo dibujos de apoyo, señalando lo que estamos nombrando…

El que los familiares y personas que estamos a alrededor de ellos también apoyemos lo que desdimos (haciendo dibujos o señalando) además aporta estrategias de cómo ellos o ellas pueden hacer y de algún modo iguala la conversación, al verse ambas personales en la necesidad de usar otros modos de expresarse que no son sólo los verbales.

Comunicador en transición: A pesar de que siguen necesitando pistas o apoyos de los interlocutores, muestran más incitativa comunicativa y tienen respuestas antes de que se les ofrezcan opciones. Son personas que ya conceptualizan su respuesta, buscan modos de concertarla en una vía de expresión y tienen el impulso de iniciar este proceso. Pueden usar libros de comunicación  y usar puntualmente estrategias como buscar ellos respuestas escritas… están a un paso de ser comunicadores independientes.

Una parte importante de lo que hacemos en la intervención desde NEURORIOJA con personas con afasia es tratar de aumentar la independencia comunicativa, para ello es imprescindible el entrenamiento de las personas con afasia pero también de sus familiares y amigos que tienen un papel fundamental en la comunicación real y cotidiana de estas personas.

 

Referencias

Puig-Pallarols, M. C., & Almirall, C. B. (2013). Comunicación aumentativa y alternativa para personas con afasia. Revista de logopedia, foniatría y audiología, 33(3), 126-135.

http://www.elsevier.es/es-revista-revista-logopedia-foniatria-audiologia-309-articulo-comunicacion-aumentativa-alternativa-personas-con-S0214460312000940