IMG_2212

El posicionamiento en ACV

¡Buenos días!

Hoy vamos a hablar sobre un tema que involucra a todas las personas que han sufrido un ACV, a sus familiares y principales cuidadores: el posicionamiento y la postura.

Es algo primordial que afecta enormemente la recuperación de un paciente y que hay que tener en cuenta, no solo en el estado agudo, cuando nos encontramos en ambiente hospitalario, sino posteriormente en casa.

Después de un ACV el nivel de actividad física disminuye, ya que puede tener secuelas físicas que le impidan moverse con la misma facilidad con la que lo hacía anteriormente. Pero eso no significa que no pueda estimular la rehabilitación mientras está en la cama o sentado, un correcto alineamiento corporal y cuidado del lado más afecto puede evitar complicaciones posteriores como pueden ser las úlceras por presión, problemas circulatorios, aparición de retracciones, rigideces y deformidades etc.

El tratamiento postural irá encaminado a mantener una correcta alineación del cuerpo las 24 horas al día, favoreciendo la recuperación física y funcional.

Vamos a comenzar explicando cual sería la mejor manera de estar en la cama:

-       Tumbado boca arriba (decúbito supino):

Pondremos una almohada debajo de la cabeza (ni muy grande ni excesivamente pequeña), si tenemos una cama articulada, elevaremos un poco la parte superior, favoreciendo la función respiratoria. El miembro superior más afecto estará sobre una almohada estirado a lo largo del cuerpo, la palma de la mano mirando hacia abajo y los dedos extendidos. Pondremos especial atención en la cadera, la cual tiene que estar alineada (podemos ayudarnos de toallas o almohadas para conseguir que esté a la misma altura que la otra). La pierna no debe rotar ni hacia interno ni hacia externo, podemos guiarnos de la rodilla para comprobarlo, ésta debe estar mirando al techo. Podemos colocar un rulo hecho con una toalla detrás de la rodilla, de modo que quede levemente flexionada.

-       Tumbado sobre el lado menos afecto:

La cabeza descansará sobre la almohada, el tronco se encontrará alineado sin rotaciones (formando un ángulo recto sobre la superficie de la cama). El brazo más afecto apoyado sobre una almohada en esta posición: hombro en flexión de unos 50º, con el codo extendido, muñeca en posición neutra y dedos en extensión. Pondremos otra almohada debajo de la pierna de manera que quede alineada con el cuerpo, en semiflexión y por delante de la sana.

-       Tumbado sobre el lado más afecto:

Esta es una postura importante ya que estimulamos el lado más afecto cargando el peso del cuerpo, si hubiese dolor en alguna parte intentaríamos evitar esta posición. Cabeza alineada con el cuello y tronco, usando una almohada de tamaño acorde. Brazo pléjico extendido con la palma de la mano mirando hacia arriba y la mano abierta. Prestar especial atención a la posición del hombro y de la escápula. Pierna extendida a lo largo del cuerpo con ligera flexión de rodilla.

Nuestro cerebro no recibe la misma información si estamos sentados en un sofá, en una silla o en un taburete, por lo que tenemos que cuidar cómo nos sentamos y dónde.

 -       Una silla dura va estimular que nuestra musculatura esté más activa, al igual que una sedestación erguida, que propicia la atención y la interacción con el entorno.

-       Es importante que nuestra espalda esté completamente apoyada en el respaldo, lo más cerca posible de 90º de cadera (podemos usar un cojín o toalla en la zona lumbar). La parte posterior del muslo debe estar apoyada, fémures alineados y rodillas a 90º. Los pies no deben estar colgando en ningún momento, siempre la planta del pie apoyada en el suelo en su totalidad (así evitaremos adormecimientos y presiones innecesarias).

-       El miembro superior pléjico descansará sobre un cojín o almohada, con el hombro en posición neutra, el codo en semiflexión, muñeca en neutra y dedos extendidos.

-       En caso de que estemos sentados en una silla frente a una mesa, tendremos ambos brazos encima de ésta, de forma que tengamos información visual de la posición de éste.

-       Si es necesario, recurriremos al uso de cojines antiescaras, evitando la aparición de úlceras por presión.

-       Siempre será más sencillo ayudar a levantarse a una persona desde una silla un poco más alta que de un sofá o sillas bajas.

-       Debemos tener en cuenta que debemos cambiar de posición cada 3-4 horas, dejando libre la zona de presiones (isquiones y sacro).

-       Prestar atención que la ropa este lisa y estirada sin que haga pliegues en las zonas de apoyo, que ésta sea cómoda y transpire.

rollo-de-pelicula-con-el-signo-de-la-obra_318-9690

La Logopedia en el cine y la literatura

¡Hola a todos!

Para celebrar el #díaeuropeodelalogopedia, 6 de marzo, os dejamos una lista de películas y novelas en las que se muestran y/o tratan patologías, aspectos o métodos relacionados con el ámbito de la logopedia.

 

Películas:

-         Johnson, M. y Levinson, B. (1988). Rain Man. Estados Unidos: The Guber-Peters Company.

Charles Babbitt es un joven que se dedica a la buena vida trabajando en una exitosa empresa de venta de automóviles. Sin embargo, recibe la noticia de que su padre ha muerto y acude a su funeral. El abogado de su padre le da a conocer el testamento, donde le deja un Buick descapotable y sus rosales. Todo el resto de la herencia se la deja a Raymond Babbitt, su hermano mayor con autismo. Entonces Charles ‘secuestra’ a Raymond, para reclamar la mitad de la herencia.

-         Abrams, J. y Nichols, M. (1991). A propósito de Henry. Estados Unidos: Paramount Pictures.

Henry es un abogado de gran éxito y escasos escrúpulos. Sin dejar de mantener una apariencia de familia feliz, tanto él como su esposa son infieles, y sus relaciones con su hija son prácticamente nulas. Un día, casualmente, baja a comprar tabaco y se encuentra en un supermercado cuando se produce un atraco. Durante el incidente recibe un disparo y, aunque se recupera de las heridas, sufre grave daño cerebral que se manifiesta en una amnesia retrógrada. No recuerda nada de su vida anterior, aparentemente exitosa y feliz. Como un niño pequeño, tiene que aprenderlo todo: hablar, leer, comportarse en público…

 

-        Abalos, J., Sherman, E., Unwin, G. y Hooper, T. (2010). El discurso del rey. Reino Unido: UK Film Cpuncil, See-Saw y Bedlam Productions.

La trama gira en torno al duque Jorge de York quien, para vencer la tartamudez, acude al fonoaudiólogo autraliano Lionel Logue. Ambos traban amistad mientras trabajan juntos y, cuando Eduardo VIII abdica del trono, el nuevo rey Jorge se apoya en Logue para que lo ayude a realizar su primera transmisión de radio sobre la declaración de guerra a Alemania en 1939.

 

-        Kennedy, K. y Schnabel, J. (2007). La escafandra y la mariposa. Francia: Canal +, The Kennedy/Marshall Company y France 3.

En 1995 a la edad de 43 años, Jean-Dominique Bauby, carismático redactor jefe de la revista francesa Elle, sufrió una embolia masiva. Salió del coma tres semanas más tarde y se descubre que es víctima del “síndrome de cautiverio“; está totalmente paralizado, no puede moverse, comer, hablar ni respirar sin asistencia. Su mente funciona con normalidad y sólo es capaz de comunicarse con el exterior mediante el parpadeo de su ojo izquierdo. Forzado a adaptarse a esta única perspectiva, Bauby crea un nuevo mundo a partir de las dos cosas sobre las que conserva el control: su imaginación y su memoria.

En un hospital de Berk-Sur-Mer, le enseñan un código usando las letras más comunes del alfabeto utilizando el parpadeo de su ojo izquierdo. Mediante este parpadeo, y con la ayuda de los doctores del hospital es capaz de deletrear letra a letra concienzudas palabras, frases y párrafos. Mediante este método es capaz de dictar una profunda aventura dentro del psique humano. Este método es capaz de abrir la prisión que resulta su cuerpo (la escafandra) permitiéndole planear sin límites sobre el reino de la libertad (la mariposa).

 

-        Coe, F. y Penn, A. (1962). El milagro de Anna Sullivan. Estados Unidos: Playfilm Productions.

Una familia contrata a Ana Sullivan para educar a Helen, una niña con sordoceguera. Un trauma infantil, un oscuro complejo de culpa, por la muerte de su hermano, impulsa a la maestra a redimirse mediante la educación de la niña. La incompetencia y la negligencia de los padres han hecho de Helen una niña mimada, incapaz de someterse a ninguna disciplina, y con la que toda comunicación parece imposible. La adolescente vive aislada en un mundo propio completamente ajeno a los demás. Sin embargo, Anna Sullivan conseguirá, con mucha paciencia y rigor, romper esa burbuja, ese aislamiento.

 

-        Field, T., Cort, R., Nolin, M., Duncan, P. y Herek, S. (1995). El profesor Holland. Estados Unidos: Hollywood Pictures.

En 1910, Glenn Holland es un talentoso músico y compositor que tiene un relativo éxito en su carrera. Sin embargo, en los años 60 se ve obligado por problemas económicos a dedicarse a la docencia en una escuela preparatoria norteamericana. Tras diez años de pianista de clubs nocturnos, busca solamente “hacer su trabajo lo mejor posible”, y escapar al finalizar las clases, lo que hará que la directora del establecimiento le llame la atención, no sólo debe transmitir conocimientos, sino orientar a sus alumnos, despertarles interés y vocación.

Su mujer, queda embarazada. Pronto se darán cuenta de que su hijo Cole, tiene una sordera del 90 por ciento lo que traerá algún distanciamiento con su familia por no comprender cómo abordar la situación, volcando su energía en sus alumnos. Rowena Morgan, una joven alumna que comparte con él su pasión y la emoción por la música, se enamora de Glenn y éste se ve ante un delicado dilema.

 

 

Novelas:

-        Haddon, M., (2003), El curioso incidente del perro a medianoche, Reino Unido, Jonathan Cape.

Christopher es un chico de 15 años que padece autismo pero aún así el está muy feliz vive con su padre y su madre. Él va a una escuela especial en la cual se encuentra bastante bien aunque le sorprenden las cosas que hacen sus compañeros. Suerte del apoyo que le su profesora Siobha. Él y su familia viven en una casa con jardín, tiene su propia habitación que la comparte con Toby su ratón.

Todo cambia cuando su padre le anuncia que su madre está en el hospital a causa de un problema del corazón, días más tarde su padre le anuncia que su madre ha fallecida. Una noche cuando va a visitar a su amigo Wellington lo encuentra muerto, lo abraza y se propone encontrar el culpable sea como sea. Más tarde viene la policía y se lo llevan para comisaría y después de responder a unas preguntas se va a casa. Al día siguiente cuando va a clase le explica lo de Wellington y su profesora le propone escribir un libro sobre su asesinato. Christopher pregunta a todos los vecinos si vieron algo extraño esa noche, pero ninguno no había visto nada. Sólo consigue que una vecina suya le cuente que su madre y el señor Shears mantenían una relación.

 

-        Sacks, O., (1985), El hombre que confundió a su mujer con un sombrero, Estados Unidos, Gerald Duckworth.

En este libro, Oliver Sacks narra veinte historiales médicos de pacientes perdidos en el mundo extraño y aparentemente irremediable de las enfermedades neurológicas. Se trata de casos de individuos, aquejados por inauditas aberraciones de la percepción que han perdido la memoria, y con ella, la mayor parte de su pasado; que son incapaces de reconocer a sus familiares o los objetos cotidianos; que han sido descartados como retrasados mentales y que, sin embargo, poseen insólitos dones artísticos o científicos. Por extraños que parezcan estos casos, el doctor Sacks los relata con pasión humana y gran talento literario. Son estudios que nos permiten acceder al universo de los enfermos nerviosos y comprender su situación frente a las adversidades. Como gran médico, Oliver Sacks nunca pierde de vista el cometido final de la medicina: «el sujeto humano que sufre y lucha».

 

-        Hunt, L. M., (2015), Como pez en el árbol, Reino Unido, Nube de Tinta.

Una historia emotiva e inspiradora que llegará a todos aquellos que alguna vez han sentido que no encajaban. Ally es una maestra en el arte del engaño. Cada vez que llega a un nuevo colegio, esconde su incapacidad de leer creando inteligentes pero extrañas distracciones a su alrededor. Tiene miedo de pedir ayuda. Y, además, ¿se puede curar la estupidez? Pero su nuevo profesor ha visto el brillo y la creatividad ocultas tras su aire problemático. Con su ayuda, Ally aprenderá que la dislexia no es algo de lo que avergonzarse, mientras se abre ante ella un mundo lleno de posibilidades. Porque cada uno de nosotros llevamos un océano dentro, y las grandes mentes no suelen pensar como lo hacen los demás.

 

-        Serra, M., (2008), Quieto, Barcelona, Anagrama.

Quieto cubre siete años en la vida de nuestro hijo Lluís Serra Pablo, alias Llullu, que nació con una grave encefalopatía, escribe el autor. La terminología médica dice «encefalopatía no filiada» el lenguaje popular «parálisis cerebral» y el lenguaje administrativo «discapacitado con grado de disminución del 85%». En casa, todas estas etiquetas cuentan poco. Lluís es nuestro segundo hijo. En Quieto he buscado explicar el ambivalente estado emocional que provoca tener un hijo que no progresa adecuadamente. Me ha parecido que la mejor manera de hacerlo era rescatar escenas fijadas en la memoria. Dorian Gray vendió su alma al diablo para poder ser, más que inmortal, invariable, mientras los estragos del tiempo iban modificando el retrato que había escondido en el sótano. Aquí se invierte el proceso. Nuestro hijo y todos los que son como él actúan de espejos. Todos los que nos miramos en ellos envejecemos de un modo distinto. Si Dorian Gray hubiese conocido a un Llullu habría aprendido a mirar en vez de querer ser mirado. A envejecer.

 

-        Lagercrantz, David., (2015), Lo que no te mata te hace mas fuerte, España, Destino.

Continuación de la trilogía Millennium. Escrita por el nuevo autor que recre bastante bien el ambiente de Estocolmo y de las novelas anteriores. Cuenta una nueva trama centrada en el asesinato de un ingeniero informático, del que es testigo su hijo con autismo.