imagesYJBPBF5N

¿SABÍAS QUE EL CALOR AFECTA AL CEREBRO?  

La Sociedad Española de Neurología (SEN) nos advierte de que “el calor hace que el impulso nervioso se propague más lentamente y que nuestro cerebro tenga problemas para regular la temperatura corporal, provocando problemas de insomnio, dolores de cabeza o somnolencia al volante”.

Estamos ante el verano más caluroso de los últimos 40 años. La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que la temperatura ambiente óptima para el organismo es entre 18 y 24 °C. Cualquier nivel más elevado provoca que los riesgos para la salud se incrementen. Si el cuerpo se calienta hasta los 39-40°C, el cerebro le dice a los músculos que trabajen menos y comenzamos a sentir fatiga. En situaciones de calor extremo el organismo comienza a luchar para poder enfriarse, lo cual puede dar lugar a espasmos musculares, agotamiento y golpe de calor.

Con temperaturas altas podemos experimentar problemas de insomnio. “El calor impide que el hipotálamo controle adecuadamente nuestra temperatura corporal, lo que hace que regulemos peor el sueño, y la calidad del mismo se vea deteriorada”, explica el Dr. Carlos Tejero Juste de las SEN. Aun así nos advierten de que es importante señalar que no se debe de abusar de los medicamentos para dormir, ya que estos no están dirigidos a personas que sufren insomnio momentáneo por el calor.

Además, se ha demostrado que el calor de más de 30°C es una de las causas de somnolencia al volante, ya que el calor hace que el impulso nervioso se propague más lentamente, originando cansancio y fatiga.

La SEN recuerda que el calor puede agravar los síntomas de varias enfermedades y patologías neurológicas. Personas con cefaleas y epilepsia pueden sufrir un aumento de sus crisis por la falta de sueño. Los pacientes con esclerosis múltiple o alguna enfermedad neuromuscular experimentan un empeoramiento, y es importante señalar que se trata de un aumento de sus síntomas previos debido al calor, ya que muchos pacientes al verse peor se alarman al creer que están sufriendo un brote.

También es importante hacer hincapié en el cuidado de los pacientes con Parkinson, demencia y otras enfermedades degenerativas y evitar la deshidratación, ya que estos pacientes pueden tener alterados los mecanismos de control de la sed o presentar problemas de movilidad y disfunción en la sudoración.

Por todo esto, es aconsejable llevar a cabo una serie de medidas tales como evitar los lugares calurosos y con poca ventilación, utilizar tejidos frescos y traspirables, beber un litro y medio de agua al día y programar descansos de 10-15 minutos, para que el calor no agrave los síntomas de sus enfermedades o se produzcan problemas de insomnio o somnolencia.

Aquí tenéis el documento original

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>