neuro 1

ANOSOGNOSIA, ¿POR QUÉ MI FAMILIAR NO VE LO QUE NOSOTROS SI?

¿Por qué mi familiar no quiere ir a rehabilitación? ¿Es normal que mi familiar me diga que no le pasa nada, o que no tiene ningún problema de memoria cuando es obvio que sí lo tiene?

La anosognosia es la falta de conciencia o la subestimación de un déficit específico en el funcionamiento sensorial, perceptivo, motor, afectivo o cognitivo debido a una lesión cerebral.

Es decir, la anosognosia consiste en la no conciencia de una alteración de alguna función corporal propia (física, neurocognitiva o psicológica) que es muy evidente para personas que conocen al paciente, no siendo explicable por un mecanismo de negación.

A pesar de que no existen criterios específicos para su diagnóstico, el Consorcio de Neuropsicología Clínica (2010) publicó los siguientes criterios, con el fin de ayudar a su identificación y clasificación:

  1. Alteración de la conciencia de padecer un déficit físico, neurocognitivo y/o psicológico o el padecimiento de una enfermedad.
  2. Alteración en forma de negación del déficit, evidenciada en afirmaciones como “no sé por qué estoy aquí”, “no sé qué es lo que me pasa”, “nunca se me han dado bien estos ejercicios, es normal que no lo haga bien”, “son los demás los que dicen que estoy mal”
  3. Evidencia de déficits mediante instrumentos de evaluación.
  4. Reconocimiento de la alteración por parte de familiares o conocidos.
  5. Influencia negativa sobre las actividades de la vida diaria.
  6. La alteración no aparece en el contexto de estados confusionales o estados de alteración de la conciencia.

La anosognosia puede aparecer en múltiples patologías neurológicas. Y la falta de conciencia es específica para cada déficit: anosognosia asociada a la hemiplejia, a la ceguera cortical, a la afasia, a la heminegligencia, a la amnesia,… De hecho, un paciente con DCA y con anosognosia puede ver sus dificultades de movimiento pero no las relacionadas con la memoria.

Dadas las implicaciones prácticas en la vida diaria para las personas que la padecen, es importante llevar a cabo una identificación temprana de ésta. El no ser consciente de tus propias dificultades hace que no pongas remedio para mejorarlas, por lo que una persona con anosognosia no se va a involucrar en su rehabilitación, o puede que no siga el tratamiento farmacológico o médico indicado. Además, el no conocer nuestras propias limitaciones puede ponernos en situaciones de riesgo, como caídas o lesiones.

Para conseguir ser plenamente consciente de las consecuencias del daño cerebral, no basta con conocer los déficits físicos, cognitivos y conductuales, sino también es importante reconocer las limitaciones que esto déficits pueden plantear en la vida diaria para poder actuar en consecuencia y planificar objetivos realistas. Es decir, existen tres niveles de falta de conciencia del déficit: Conocimiento de los déficits (la persona conoce que no puede mover el brazo izquierdo pero no tiene conciencia de que tiene problemas de memoria), conciencia de las implicaciones del déficit (la persona tiene conciencia de que tiene una hemiparesia pero considera que puede conducir) e implicaciones futuras (la persona tiene conciencia de que tiene una dependencia total a nivel físico después de tres años de rehabilitación y se plantea volver a andar).

Una parte muy importante del proceso de rehabilitación de una persona con DCA que tiene anosognosia es explicar a la familia y a su entorno cercano qué es esto y cómo tienen que actuar.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>