human-digital-hand-130718

¿Hasta qué punto es importante el tacto?

Para demostrar la importancia del tacto, Roland grabó un vídeo en 1979 en que se le pedía a una mujer, después de administrarle una sustancia anestésica  que bloqueaba las células sensoriales del pulgar, índice y corazón, que encendiese una cerilla. La actividad era simple. Se comprobó que antes de inyectarle la sustancia no tenía ningún problema. Sin embargo, tras la intervención, la mujer actuaba con torpeza, no lograba sostener el  fósforo y después de varios intentos fallidos la mujer termina consiguiéndolo. ¡Un momento! Vamos a pararnos a pensar en todos las actividades cotidianas en las que interviene el tacto, muchas veces no somos conscientes de ello.

Desde un punto de vista evolutivo, el tacto representa el sentido más antiguo de los humanos y la piel, nuestro órgano sensitivo más grande. Casi el 20% de nuestro peso corporal recae sobre ella. Millones de receptores sensoriales nos comunican cada segundo dónde acaba nuestro cuerpo y dónde empieza el entorno.

“Para cada pequeño movimiento necesitamos la respuesta de las células táctiles que se hallan en la piel y el cuerpo”, señala Martin Grunwald. Sin esa información no podríamos estar de pie, sentarnos o comer.

Tenemos numerosos estudios sobre el funcionamiento del sentido de la audición y de la visión, sin embargo, sobre el tacto no hay mucha investigación y se ha infravalorado su importancia.

El tacto es un sentido complejo:

  1. Numerosos estudios demuestran el poder que tiene la estimulación táctil en las relaciones sociales. Además, aporta beneficios terapéuticos.
  2. Los estímulos táctiles poseen incluso un tipo de lenguaje propio: con el tacto expresamos sentimientos de modo preciso.
  3. El sistema del tacto se basa en multitud de receptores repartidos por toda la piel y el cuerpo. Todavía se investiga cómo se interconectan  a nivel neuronal.

En definitiva, el tacto interviene en muchas  actividades cotidianas, sin embargo, no tenemos demasiados estudios,. Cuando empezamos a rehabilitar nos centramos en el movimiento, pero deberíamos dar más importancia a la sensibilidad. Deberíamos cambiar el concepto de que en una actividad cotidiana interviene el movimiento pero, también la sensibilidad.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>