electroestimulacion

Nuevas técnicas: Neuroestimulación eléctrica aplicada al tratamiento de la disfagia.

Tras un daño cerebral es frecuente la aparición de dificultades en la deglución que pueden llegar a comprometer la seguridad de la persona afectada. Los tratamientos de tipo rehabilitador incluyen el uso de técnicas manuales, maniobras deglutorias y ejercicios miofuncionales, entre otros. En los últimos años a este repertorio de recursos se une la  Neuroestimulación Eléctrica (NEE) que está acelerando los periodos de recuperación en un número significativo de casos.

 Hasta un 65% de las personas que sufren un accidente cerebro-vascular pueden llegar a padecer disfagia en los tres primeros meses post ictus según algunos autores. La disfagia incluye las dificultades para masticar y tragar líquidos y sólidos y puede producir alteraciones de la eficacia de la deglución o de la seguridad . En este último caso la aspiración de alimentos puede ser la causa bronconeumonía y se asocia a una mayor tasa de mortalidad (López Liria et al 2014). Esto da idea de la magnitud y la importancia de abordar este tipo de alteraciones de la manera más eficaz y rápida posible.

La intervención desde logopedia incluye una parte compensadora: adaptación de la dieta y maniobras posturales, pautas para la deglución segura…(que abordaremos en otros post ) y una parte propiamente rehabilitadora que trata de modificar cómo esta deglutiendo la persona afectada. Para ello una parte importante del tratamiento suele ser la mejorar la fuerza, el rango y la coordinación del movimiento deglutorio.

Este trabajo se realiza a través de ejercicios miofuncionales, maniobras deglutorias y ensayos de repetición sobre texturas seguras y, desde hace unos pocos años, con el uso de técnicas de Neuroestimulación Eléctrica (NEE).

La NEE consiste en la aplicación de una corriente (FES o TENS) en puntos de la musculatura que queremos trabajar para lograr una estimulación sensorial en un primer momento y provocar luego contracciones motoras de diferentes tipos de fibras (I y II) a través de las descargas eléctricas. Habitualmente la NEE se combina con ejercicio de rehabilitación, sigue un protocolo adaptado a cada paciente -en función de los objetivos en cada caso y de la situación muscular de base- y forma parte de un programa rehabilitador que sigue empleando las otras técnicas mencionadas.

Los estudios que se vienen realizando demuestran que el uso combinando de estas técnicas acelera la recuperación de la disfagia en los pacientes con daño cerebral adquirido (Terré et al 2015) y en nuestro centro ya estamos ayudando a muchas personas a mejorar su deglución con el apoyo de esta técnica.

 

Referencias

 González, V. R., & Bevilacqua, J. (2009). Disfagia en el paciente neurológico. Rev Hosp Clín Univ Chile, 20, 252-62. Recuperado en: https://www.redclinica.cl/Portals/0/Users/014/14/14/Publicaciones/Revista/disfagia.pdf

López-Liria, R., Fernández-Alonso, M., Vega-Ramírez, F. A., Salido-Campos, M. A., & Padilla-Góngora, D. (2014). Tratamiento y rehabilitación de la disfagia tras enfermedad cerebrovascular. Rev Neurol, 58(259), 67.

 Terré, R., & Mearin, F. (2015). A randomized controlled study of neuromuscular electrical stimulation in oropharyngeal dysphagia secondary to acquired brain injury. European Journal of Neurology, 22(4), 687-e44.

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>