neuro 1

¿TRATAMIENTO PSICOLÓGICO TRAS DCA? ¡SÍ, POR SUPUESTO!

Las personas con daño cerebral adquirido (DCA) pueden experimentar alteraciones cognitivas, conductuales y emocionales. En muchos casos, los neuropsicólogos tendemos a centrarnos en los déficits cognitivos y prestamos menos atención a los cambios emocionales asociados al impacto psicológico de la lesión. En esta faceta del DCA es donde la neuropsicoterapia puede ser de gran utilidad para facilitar el proceso de aceptación y adaptación después de un daño neurológico.

Hoy en día, cada vez son más los profesionales que reconocen la importancia del abordaje del sufrimiento psicológico/emocional asociado al DCA. El objetivo de la rehabilitación neuropsicológica no es únicamente promover la recuperación de las funciones cerebrales alteradas, sino mejorar la capacidad funcional del individuo, tratar con sus experiencias de pérdida y ayudarle a encontrar, de nuevo, sentido a la vida.

La persona afectada por un DCA habitualmente ve su vida alterada de forma drástica y muy brusca.  Entre los cambios emocionales que pueden sufrir está la pérdida de autoestima, depresión, ansiedad, ira, impotencia, resentimiento y desesperación. Estos aspectos emocionales están estrechamente ligados al proceso de recuperación, ya que pueden influir negativamente en él.

La neuroterapia, entendida como la aplicación de la psicoterapia en personas con DCA, tiene como objetivo reducir el sufrimiento psicológico/emocional, promover una actitud activa de compromiso vital con la vida tal y como es tras la lesión y restablecer n sentido de propósito o significado a la vida. Así, se debe promover en la persona afectada un sentido de locus interno de control y la redefinición del yo, incorporando el conocimiento y aceptación de las limitaciones asociadas al DCA.

El encontrar de nuevo sentido a la vida se logra a través de una mejora en la conciencia, la aceptación y el realismo. El primer paso es mejorar la conciencia de déficit que presenta el afectado. No hay que confundir la alteración de la conciencia de déficit con la negación psicológica. En esta última, la persona sabe cuál es su situación, pero no la admite. La aceptación se refiere a la búsqueda personal de sentido y significado al estado posterior a la lesión. Esto no quiere decir encontrarse cómoda con la lesión y aprender a vivir con ello sin más, sino que implica aprender a percibir al DCA como parte de ello, y no como u todo. Sin negar el dolor y sufrimiento que pueda causar las pérdidas asociadas a una condición neurológica, el principal desafío es aceptar que la lesión es una parte de la vida, pero no toda la vida. Estos dos avances, conciencia y aceptación, han de permitir a persona comenzar a perseguir metas alcanzables y restaurar un sentido de productividad y significado en su vida, aunque sea en una dirección muy diferente a la anterior a la lesión.

En un entorno clínico fundamentado en la medicina basada en la evidencia, la neuropsicoterapia ha de demostrar su eficacia, del mismo modo que otras técnicas empleadas en rehabilitación neuropsicológica.

Referencias:

García-Molina A, Roig-Rovira T, Enseñat-Cantallops A, Sánchez-Carrión R. Neuropsicoterapia en la rehabilitación del daño cerebral. Rev Neurol 2014; 58: 125-32.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>