afa2

CÓMO VOLVER A ENTENDERNOS TRAS LA AFASIA

Dice Michelle G. Winner que comunicar es conectar nuestras historias vitales. Esto es lo que hacemos cada día con nuestros amigos, nuestra familia, nuestros vecinos… cuando la afasia llega lo cambia todo y hay que aprender de nuevo a comunicarse.

Para establecer unas “nuevas reglas del juego” en la comunicación con una persona afásica hay que partir de dos premisas:

La primera es que las personas afásicas siguen teniendo habilidades comunicativas. Las pérdidas de lenguaje rara vez son absolutas y las habilidades no verbales y paraverbales (la expresión facial, los gestos manuales, la entonación..) suelen estar preservadas. Es importante reconocer la competencia de las personas con afasia de manera concreta (“sé que lo sabes”), atribuir las veces que no nos entendemos también a nuestras propias limitaciones (“yo no te entiendo”), negociar abiertamente sobre cómo vamos a comunicarnos y en ocasiones, como no, poder compartir la experiencia de frustración.

La segunda premisa es que comunicar es una tarea colaborativa. Depende de dos personas y el éxito está en manos de las que participan en la conversación. Estamos acostumbrados a adaptar nuestro lenguaje cuando hablamos con personas que no conocen bien el idioma o cuando lo hacemos con niños. Ahora tenemos el reto de aprender a adaptarnos al de una persona con afasia.

Los programas de intervención con familiares de personas con afasia desarrollados en el centro Pat Arato de Toronto, entrenan a otras personas para comunicarse con las que sufren afasia y se basan en tres objetivos:

  1. Mejorar el input: mejorar la entrada de información para la persona con afasia

  2. Ayudar al output: contribuir a que su expresión mejore

  3. Verificar la comunicación real: asegurarnos de que estamos entendiendo lo mismo

Como estrategias concretas para cada objetivos proponen:

Mejorar el input

  • Uso de palabras cortas, oraciones simples y una voz expresiva

  • Uso de gestos durante la conversación

  • Escribir las palabras clave o las ideas principales

  • Utilizar dibujos (generados) y centrarnos en uno cada vez

  • Eliminar distractores (ruidos, terceras personas otros estímulos visuales)

  • Observar la expresión facial, fijación de la mirada, la postura corporal y los gestos para imaginar el nivel de compresión

Ayudar al output

  • Hacer preguntas de respuesta corta (si/no)

  • Preguntar una cosa cada vez

  • Pedir el uso de gestos, señalamiento de objetos o dibujos, escritura de palabras clave.

  • Dar tiempo suficiente para responder

  • Hacer preguntas de respuesta cerrada.

  • Indagación con preguntas cortas de lo más general a lo mas específico

Verificar la comunicación real

  • “Déjame comprobar que lo he entendido”

  • Añadir gestos o escribir las palabras clave

  • Repetir o reformular el mensaje entendido

  • Explicar lo que crees que ha querido decir

  • Resumir la conversación si ha sido larga

Nuestra experiencia y la de muchas familias es que volver a entenderse tras una afasia es un reto para todos, pero intentarlo y lograrlo, en parte al menos, mejora la calidad de nuestra vida cotidiana y nuestras relaciones.

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>