controlmotor

CONTROL MOTOR EN NEURORREHABILITACIÓN

EL CEREBRO CONTROLA EL MOVIMIENTO

El cerebro es el que juega un papel fundamental en nuestra motricidad. El Sistema Nervioso Central nos permite organizar, mover y coordinar nuestros movimientos a través de los músculos y articulaciones.

El control se define como la capacidad de regular o dirigir los mecanismos que son esenciales para que se produzca el movimiento.

El movimiento es producto de la interacción de tres factores:

  • El individuo
  • La actividad
  • El ambiente

La persona genera movimientos para cumplir las demandas de la tarea que se realiza dentro de un entorno específico.

La capacidad del individuo para satisfacer las demandas de interacción, tarea y entorno determina la capacidad del funcionamiento que posee. Si no consideramos el entorno en el que se mueve el individuo o la tarea que está realizando, tendremos una visión incompleta de lo que es el movimiento.

El movimiento es consecuencia de la interacción de múltiples sistemas como son el sensorial/perceptivo, cognitivo y motor/de acción.

Sistemas motores/de acción: los sistemas motores (sistema neuromuscular y biomecánico) contribuyen al control del movimiento funcional.

Los sistemas sensoriales/perceptivos aportan información sobre el estado del cuerpo (como la posición de diversas partes corporales en el espacio) y características dentro del entorno que son indispensables para la regulación del movimiento.

Los procesos cognitivos (atención, planificación, resolución de problemas, motivación y aspectos emocionales) son fundamentales para el control motor al establecer metas u objetivos.


 

Imagen1

SHUMWAY-COOK, ANNE. Control motor: de la investigación a la práctica clínica. 5º ed. Editorial: Wolters Kluwer. 2019

Existen varias teorías del control motor (teoría ecológica, refleja, de la acción dinámica, de la programación motora, jerárquica, de sistemas, orientada a la actividad), pero cada una de ellas hace hincapié en algunos aspectos del control motor. No existe una teoría integral por lo que lo más adecuado de cara la práctica clínica es combinar elementos de todas las teorías existentes. Una teoría no es correcta o incorrecta, pero se considera que es útil en mayor o menor grado para resolver los problemas que presentan los pacientes con disfunciones del movimiento.

 

CONTROL MOTOR EN NEURORREHABILITACIÓN

Varias enfermedades provocan alteraciones de control motor, como son la parálisis cerebral, distrofia muscular, ictus, traumatismo craneoencefálico, y otras lesiones del sistema nervioso central.

La neurorrehabilitación tiene como objetivo el mantenimiento de las habilidades existentes, la readquisición de habilidades perdidas y el aprendizaje de nuevas destrezas. Como hemos visto al principio varios factores (motores, sensoriales y perceptivos y cognitivos) influyen en los procesos de aprendizaje motor, por lo que el clínico debe tenerlos todos en cuenta.

Las técnicas de neurofacilitación surgieron como respuesta a la insatisfacción de los clínicos con las modalidades previas de intervención y también como un intento de crear enfoques más eficaces para resolver los problemas motores en pacientes con disfunción neurológica.

Los enfoques de neurofacilitación se centraron en la rehabilitación del control motor por medio de técnicas diseñadas para facilitar y/o inhibir diferentes patrones de movimiento. El término facilitación hace referencia a técnicas de intervención que mejoran la capacidad del paciente para moverse de forma que son apropiadas. Las técnicas de inhibición disminuyen en el paciente el uso de patrones de movimiento considerados cómo anómalos.

Este enfoque ha sido denominado de diferentes maneras (sistemas, aprendizaje motor, …), pero estos métodos más recientes se basan en conceptos que surgieron de investigaciones en los campos del control motor, el aprendizaje motor y la ciencia de la rehabilitación.

Uno de los planteamientos más nuevos para la rehabilitación es el enfoque orientado a la tarea en relación con la intervención clínica, basado en teorías más recientes del control motor.

Cuando hay que rehabilitar el control motor es esencial trabajar con tareas funcionales identificables más que con patrones de movimiento orientados sólo al movimiento. Este enfoque de intervención orientado a la tarea se basa en que los pacientes aprenden por intentos activos de resolver problemas inherentes en una tarea funcional y no por la práctica repetitiva de patrones normales de movimiento.

El fisioterapia y el terapeuta ocupacional tienen que dominar todos estos conceptos teóricos para poder ayudar a sus pacientes con alteración del control motor a mejorar su marcha, equilibrio, control postural, alcance agarre y manipulación de objetos, … actividades nos permiten llevar a cabo actividades de la vida diaria y así conseguir una mayor autonomía y una mejor calidad de vida.

 

REFERENCIAS:

R. Cano-de-la-Cuerda, A. Molero-Sánchez, M. Carratalá-Tejada, I.M. Alguacil-Diego, F. Molina-Rueda, J.C. Miangolarra-Page, D. Torricelli. Teorías y modelos de control y aprendizaje motor. Aplicaciones clínicas en neurorrehabilitación. Neurología, 30, 1. 2015.

SHUMWAY-COOK, ANNE. Control motor: de la investigación a la práctica clínica. 5º ed. Editorial: Wolters Kluwer. 2019

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>