IMG_2952

¿CUÁNDO NECESITO CONSULTAR CON UN NEUROPSICÓLOGO?

El neuropsicólogo interviene para reducir las dificultades de memoria, de atención, de percepción y mejorar las alteraciones de las funciones ejecutivas que se pueden producir tras un Daño Cerebral. Trabaja sobre los cambios en la vivencia emocional y las alteraciones de la conducta y apoya a la familia en el proceso de adaptación al cambio.

Un neuropsicólogo es necesario cuando:

- Hay alteraciones en la atención: se distrae con facilidad ante cualquier ruido o distracción y no sabe qué es lo que estaba haciendo, le molestan los ruidos de fondo, se cansa con facilidad, no es capaz de mantener la concentración durante un tiempo (por ejemplo, viendo una película), no participa en las conversaciones cuando hay más de dos o tres personas,…

- Existen dificultades de memoria: la persona olvida con frecuencia la tarea que está realizando, olvida lo que acaba de hacer, olvida las citas que tiene pendientes y hay que recordárselas continuamente, no recuerda la conversación que ha tenido hace un rato con amigo o un vecino…

- Se observan alteraciones en el funcionamiento ejecutivo: la persona afectada no termina lo que empieza y deja todo a medias, le cuesta encontrar la solución a algún problema o dificultad y se queda bloqueada sin saber qué hacer, comete el mismo error sin ser capaz de rectificarlo,…

- Hay cambios en la personalidad: se emociona más a menudo, se enfada excesivamente ante situaciones que no tienen tanta importancia,…

- Le cuesta entender qué es lo que le ha pasado y que hay cosas que tras el DCA no puede hacer igual de bien que antes (como trabajar o conducir) y sin embargo insiste en hacerlas aunque los demás sepamos que puede ponerse en peligro.

- Ha perdido el interés o las ganas de hacer cosas con las que antes disfrutaba y prefiere quedarse en el sofá sin hacer nada.

No dudes en preguntar si te has sentido reconocido en alguna de estas situaciones o has notado que tu familiar podría tener alguna de estas alteraciones.

El primer paso sería realizar una valoración neuropsicológica para determinar un perfil cognitivo, es decir, que funciones cerebrales están intactas y cuáles hay que trabajar. En base a esa valoración, se diseñará un programa de rehabilitación individualizado. Más delante, os explicaremos cómo se lleva a cabo un programa de intervención de este tipo.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>