Diseño sin título (1)

TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN E HIPERACTIVIDAD

El Trastorno por déficit de Atención e Hiperactividad es un trastorno del neurodesarrollo de origen neurobiológico, es decir, existe una alteración del correcto funcionamiento del cerebro. En concreto, se ve alterado el equilibrio entre dos neurotransmisores.

Los neurotransmisores son aquellas sustancias químicas que genera nuestro cerebro y que se encargan de transmitir las señales de una neurona a otra. Existen multitud de diferentes neurotransmisores. Los que están más relacionados con el TDAH son dos: la noradrenalina y la dopamina, que afectan directamente a las áreas del cerebro responsables de la atención y de las funciones ejecutivas (planificación, inhibición y autocontrol).

Aún hoy en día no se conocen las causas del TDAH, pero si sabemos que hay una gran influencia genética, siendo la tasa de heredabilidad superior al 50 %.

A estos factores genéticos hay que sumarles los factores ambientales que favorecen la aparición de este trastornos: los traumatismos craneoencefálicos en la infancia, las infecciones del sistema nervioso central, la prematuridad, la encefalopatía hipóxico-isquémica, el bajo peso al nacimiento, el consumo de tóxicos como el alcohol o el tabaco en el embarazo, …

A pesar de que todo esto que ya sabemos sobre el TDAH gracias a la investigación científica de años y años de estudio, la controversia existente. Aún hoy en día, hay personas (entre ellos profesionales de salud) que niegan la existencia del TDAH como entidad propia. La evidencia científica actual avala la existencia del TDAH, y sobre todo, avala la eficacia de su tratamiento.

Hoy en día, sabemos que el tratamiento combinado de fármacos y terapia de conducta es eficaz y reduce los síntomas de manera significativa. Eso ayuda al niño a su buena adaptación escolar y social, y evita la aparición de otros trastornos emocionales y de abuso de sustancias. Y, en consecuencia, ayuda a que ese niño y su familia consigan tener una vida “normal”, sin tanto sufrimiento y problemas añadidos.

Si tenemos estos datos en la mano, ¿no sería una imprudencia no utilizarlos correctamente?

 

Bibliografía:

Blog Neuronas en Crecimiento neuronas (www.neuropediatra.org)

Fundación Cantabria Ayuda al Déficit de Atención e Hiperactividad (www.fundacioncadah.org)

J. Lozano Olivares, M. Casas Brugué. TDAH en el paciente adulto. PAS DE la práctica centrada en la enfermedad a la atención centrada en las personas. 2015.

J. Posner, G.V. Polanczyk, E. Sonuga-Barke. Attention-deficit hyperactivity disorder. The Lancet. 395, 10222, 8–14. 2020.

S. Young, M. Fitzgerald, M.J. Postma. TDAH: hacer visible lo invisible. Libro Blanco sobre el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH): propuestas políticas para abordar el impacto social, el coste y los resultados a largo plazo en apoyo a los afectados. 2013.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>